¿Quién representa a los profesores de religión en España?

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A raíz de la polémica suscitada en España con la enseñanza de la religión, ha habido pronunciamientos de algunas organizaciones de profesores de esta asignatura. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los 18.500 profesores que imparten religión no están afiliados a ninguna organización. Los que sí lo están pertenecen sobre todo a dos grupos, con notables diferencias en el modo de entender la enseñanza de la religión y en la actitud ante los obispos. Sus exigencias suelen coincidir en que se otorgue a los docentes un estatuto laboral que les equipare a los demás profesores.

APRECE (Asociación Profesional de Profesores de Religión en Centros Estatales) no es un sindicato, sino una asociación de ámbito nacional. En cambio, la FEPER (Federación Estatal de Profesores de Enseñanza Religiosa) sí es un sindicato, que se escindió de la APRECE no sólo por peleas internas, sino también por motivos ideológicos.La FEPER dice tener dos mil afiliados, cifra exagerada según fuentes del sector.

Más en sintonía con el episcopado, la APPRECE solicita la deseada estabilidad para los docentes, dentro del marco de los Acuerdos Iglesia-Estado. FEPER, a partir de la escisión, se ha aliado con el sindicato de izquierda CC.OO. y ha radicalizado su postura, hasta convertirse en un grupo muy crítico con los obispos, a quienes ve como empresarios y les achaca “abuso de poder” por no haber renovado el contrato a algunos profesores. Su capacidad de transmisión de la doctrina católica íntegra puede valorarse por su sintonía con la jerarquía eclesiástica.

Según los Acuerdos Iglesia-Estado, corresponde a los obispos de cada diócesis designar a los profesores de religión para cada curso escolar y otorgar la Declaración de Idoneidad para impartir la asignatura. Aunque esta idoneidad suele renovarse “en la práctica totalidad de los profesores y durante décadas” -afirman los obispos-, pueden darse casos de no renovación. De hecho, así ha ocurrido con algún docente cuya enseñanza no responde a contenidos cristianos o consta que su vida personal contrasta con la enseñanza que ha de impartir.

Los miembros de FEPER desearían convertirse en funcionarios, sin depender de los obispos. De ahí sus críticas, jaleadas por los sindicatos de la izquierda. Su integración en CC.OO. les da mayor presencia en los medios de comunicación, y con frecuencia aparecen como si representaran a todos los profesores de religión. El estilo de APPRECE es distinto. Lógicamente, piden una situación laboral con contratos indefinidos y una mayor estabilidad profesional. Cuenta con bastante representación entre el profesorado de Enseñanza Primaria, que tradicionalmente ha tenido más problemas laborales.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares