Prohibido entrar con ideas impopulares en la universidad

Desde sus orígenes, la universidad se ha entendido bien con la controversia. Y todavía hoy los debates siguen entusiasmando a los estudiantes. Pero algunos casos recientes del Reino Unido y Estados Unidos ponen de manifiesto que la libertad para debatir incomoda a quienes aceptan sin fisuras el progresismo establecido. Una versión de este artículo se publicó en el servicio impreso

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares