Malasia construye un campus para las universidades occidentales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las grandes universidades llevan algún tiempo abriendo sucursales en otros países (ver Aceprensa, 28-05-2008). En estas iniciativas fueron pioneros las instituciones norteamericanas, pero la tendencia ha ido en aumento en los últimos años. La Universidad de Yale, por ejemplo, daba a conocer a finales de marzo la construcción de un campus en Singapur, para lo que ha firmado un convenio con la Universidad Nacional de ese país. Allí también se ha instalado la Universidad de Londres.

A diferencia de estos casos, en los que la iniciativa es de la universidad, en Malasia el gobierno ha decidido abrir un campus en el que se encuentren representadas las grandes universidades del mundo. En Johor, al sur de la península, se están levantando “Educity”, una ciudad dedicada por completo a la enseñanza superior y a la investigación.

Las universidades de Newcastle o Southampton, del Reino Unido, ya han comenzado a levantar sus edificios. También lo han hecho la de Monash (Australia) y la de Nottingham. El MIT se ha unido a este gran proyecto con el fin de crear en Asia un instituto de Innovación Científica. Y, en el campo de la medicina, la Johns Hopkins University también ha decidido instalar una sucursal.

El gobierno de Malasia está gestionando la creación de la infraestructura necesaria para levantar todo el complejo, en el que ya se ha gastado cerca de 100 millones de dólares. Asimismo, sigue manteniendo contacto con instituciones occidentales para poder ampliar la oferta. Es la primera vez, como explica The Economist, que tantos centros académicos han acordado instalarse en el mismo lugar.

Para atraer a las universidades extranjeras, el gobierno ha tenido que eximirlas de la normativa nacional. Así, no se aplicará en ellas el sistema de cuotas que otorga preferencia a los malayos en los estudios de derecho, medicina o ingeniería. Además tendrá que levantar la prohibición de asociación que afecta ahora a los estudiantes.

Malasia quiere convertirse gracias a esta iniciativa en la referencia educativa de los países asiáticos y ofrecer una educación de calidad a una población que ha estado obligada tradicionalmente a ir al extranjero para especializarse. A partir de ahora, los estudiantes asiáticos podrán obtener los títulos de las universidades más prestigiosas mucho más cerca y a un menor coste.

A diferencia de otros países de la zona, Malasia resulta un país atractivo tanto para las instituciones académicas occidentales como para los asiáticos que demandan una educación mejor. Es una ex colonia británica que recibe influjo de ambas culturas, de forma que no es ni demasiado occidental ni demasiado asiática. Por otro lado, pese a que es mayoritaria la población musulmana y el islam es la religión oficial, es bastante tolerante.

Pero además de satisfacer una demanda en la región, se espera también frenar la fuga de cerebros que preocupa desde hace años a las autoridades. Se prevé, en este sentido, que Educity revierta la tendencia de los más de 300.000 trabajadores malayos, con estudios universitarios, que viven fuera del país.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares