Los universitarios norteamericanos estudian por dinero

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 8s.

Lo que busca un estudiante norteamericano medio con su carrera universitaria es llegar a ganar mucho dinero, no tanto como cultivarse personalmente, que era el objetivo más corriente de los universitarios de hace treinta años. Eso dice una encuesta de ámbito nacional llevada a cabo por investigadores de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), de cuyos resultados informa el International Herald Tribune (13-I-98).

Según los datos recolectados el otoño pasado, el 74,9% de los alumnos de primer curso declaró como una meta esencial de sus estudios universitarios el deseo de llegar a estar económicamente muy bien instalados, mientras que el 40,8% marcó también como objetivo “desarrollar una filosofía que dé sentido a la vida”.

En 1968 el resultado de una encuesta similar era inverso: el 40,8% seleccionaba la buena posición económica como meta primordial, mientras que el 82,5% elegía en primer término desarrollar un sistema de vida. Desde mediados de los años 80 empezó a destacar el interés económico de los estudiantes.

En conjunto, los actuales estudiantes son menos idealistas y más utilitaristas. Según Linda Sax -directora de la encuesta, que trabaja en el Instituto de Investigación de Enseñanza Superior de UCLA-, la cuestión es que ahora los alumnos valoran lo que aprenden como medio (para encontrar el mejor trabajo posible) más que por la entidad propia de esos conocimientos. Y el valor de esos conocimientos no debe de ser mucho, a juzgar por los que declaran aburrirse en clase (el 36%, un 10% más que en 1986), y por los que aseguran quedarse dormidos en las aulas, un récord del 34,5%, frente al 18,8% en 1968.

El problema es que también el modo de enseñar va cambiando y cada vez resulta más pragmático. A la universidad “uno va a prepararse para el futuro, a aprender unas habilidades, una capacidad que después se pueda transformar en dólares. Y ser adiestrado resulta aburrido. No lo es recibir una educación, pero esto está desapareciendo”, afirma Mark Edmundson, profesor de la Universidad de Virginia.

Por otra parte, los alumnos están ahora menos interesados en política. Sólo el 26,7% de los alumnos de primer curso consideran que “estar al día en asuntos políticos” es muy importante, frente al 29,6% del año 1996 y al 57,8% de 1966.

Este modelo de encuesta se elabora desde hace 32 años. Tiene el patrocinio del American Council on Education, y en la última edición ha interrogado a 348.465 estudiantes de 655 colleges y universidades de Estados Unidos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares