Los universitarios españoles pagan el 20% del coste de sus estudios

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 32s.

El Estado español paga el 76% del coste de la enseñanza en las universidades públicas, según un estudio recién publicado. Aunque la proporción apenas ha variado en los últimos diez años, el gasto no cesa de aumentar, en términos absolutos, a causa del crecimiento continuo del alumnado, hecho que refleja otro estudio, del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El primer estudio (Financiación y actividad productiva en las universidades públicas españolas), dirigido por Juan Hernández Armenteros (Universidad de Jaén), calcula que el coste medio de la enseñanza en las universidades públicas asciende a 550.000 pesetas por alumno y año (datos de 1996). De esta suma, la Administración pública pone 420.000 pesetas y el alumno, 110.000 pesetas (20%). El resto (20.000 pesetas) proviene de recursos obtenidos por las universidades mediante contratos de investigación.

Con datos de la OCDE, se puede ver que el gasto público de España en enseñanza superior es pequeño en comparación con el de otros países. Las asignaciones directas suponen el 0,8% del PIB, por debajo de la media de la OCDE (1,0%) y de todos los países de esta organización, menos Japón, México, Gran Bretaña e Islandia. En cambio, el gasto privado español (0,2% del PIB) es igual al promedio de la OCDE.

La aportación de los estudiantes es cada vez mayor, pero no en términos relativos, pues desde hace diez años pagan el mismo porcentaje -entre el 20% y el 22%- del coste de la enseñanza. En las universidades privadas, las matrículas están cerca del coste real de la enseñanza.

El estudio subraya que las universidades públicas ahorrarían dinero si mejorase el rendimiento académico de los alumnos. Los repetidores pueden llegar a costar al erario público casi el doble de la media (entre 650.000 y 800.000 pesetas por año). Y el 30% de los estudiantes repiten cada año entre 30 y 35 créditos de los 75 de que consta un curso.

Por su parte, el estudio del INE (Estadística de la enseñanza universitaria en España. Curso 1995- 96), hecho público casi al mismo tiempo, muestra un continuo aumento de alumnos, alrededor del 6% anual desde 1986. La tasa de aumento anual ha sido siempre superior al incremento de cada generación que entra en la universidad con respecto a la anterior. De este modo, la proporción de jóvenes de 18 a 23 años que estudian en la universidad ha subido considerablemente: del 17,5% en 1981 al 24% en 1988 y al 36% en 1995.

Si, para hacer comparaciones con otros países, se toma la definición empleada por la OCDE, en España la tasa neta de escolaridad en la enseñanza universitaria es del 25,4% para la población de 19-21 años. Este índice es superior a la media de la OCDE (21,5%) y a los de algunos países de la Unión Europea, como Alemania (11,2%), Holanda (22,1%) o Gran Bretaña (23,6%). En cambio, es inferior al de Francia (33,2%), Estados Unidos (34,9%) o Bélgica (37,4%).

En total, en el curso al que se refiere el último estudio del INE, había en España casi un millón y medio de estudiantes universitarios en 64 universidades, 54 públicas y 10 privadas. Del total de alumnos, el 57% cursan licenciaturas; el 21%, diplomaturas, y el resto, carreras técnicas. Los estudios más populares son los de Derecho (más de 200.000 alumnos) y los de Economía (más de 160.000).

Las mujeres son mayoría, aunque por poca diferencia. Su presencia varía según los estudios. Son el 66% en las diplomaturas, principalmente porque algunas de estas carreras, como Enfermería o Magisterio, atraen a muchas más mujeres que hombres. También en las licenciaturas hay mayoría de alumnas (58%); pero en las carreras técnicas las mujeres no llegan al 30%.

El 90% de los estudiantes están en universidades públicas. De éstas, las que tienen más alumnos son la Complutense de Madrid (124.000), la de Sevilla (73.000) y la de Barcelona (71.500); además, la Universidad Nacional de Educación a Distancia tiene 104.000 alumnos. De las privadas, las más grandes son la de Deusto (14.500 alumnos), la de Navarra (13.400) y la Pontificia de Comillas (8.700).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares