Los graduados británicos salen de la Universidad con una deuda de 12.000 libras

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 53s.

El título universitario ya no es un pasaporte a un empleo de ese nivel

Los alumnos que estudian durante tres años en las Universidades británicas acumulan una deuda de 12.000 libras (unos 18.250 €) al término de sus estudios. Sin embargo, para muchos el paso por la Universidad constituye una buena ventaja en el mercado laboral, ya que el salario medio de los que se graduaron el año pasado y encontraron un empleo fue 17.000 libras (25.000 €).

Estos datos proceden de dos informes recientes, uno de la Agencia de Estadística de la Enseñanza Superior y otro del banco NatWest. El estudio de NatWest estima que el coste medio de un año en la universidad asciende a 8.000 libras, incluyendo las tasas, los gastos de residencia y mantenimiento. Las tasas son 1.125 libras (1.650 €), aunque solo el 60% de los estudiantes las pagan íntegras.

El Ministerio de educación estima por su parte que la deuda acumulada por un graduado asciende a 9.000 libras al cabo de tres años.

Según NatWest, de las 8.000 libras que cuesta un año de estudios, la mitad es cubierta con préstamos que deberá devolver el estudiante y el resto por una mezcla de financiación paterna y trabajo a tiempo parcial. Cerca del 25% de los estudiantes dicen que reciben dinero de sus padres, mientras que un 35% tienen trabajos a tiempo parcial.

La deuda acumulada al final de los estudios puede subir hasta 15.000 libras, cuando a partir de 2006 entre en vigor la nueva legislación que da libertad a las universidades públicas para subir las tasas hasta 3.000 libras (cfr. servicio 13/04: “Gran Bretaña: los universitarios acabarán endeudados”).

Los datos correspondientes a los empleos de los 250.000 graduados el año anterior muestran que la formación universitaria no siempre es un pasaporte a un empleo adecuado a ese nivel. Seis meses después de haberse graduado, el 7,2% de los hombres y el 4,2% de las mujeres seguían buscando trabajo.

De los que lo habían encontrado, el 11% trabajaban como vendedores, el 18% en tareas de secretariado y el 14% en una variedad de empleos que incluyen tareas de nivel básico.

Otro 25% de los graduados habían optado por seguir estudiando, haciendo un máster o buscando una formación profesional más especializada.