Las universidades internacionalizan sus programas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La globalización de la economía, que obliga a adaptarse a un contexto internacional, está influyendo también en los programas y estructuras de las universidades e instituciones de enseñanza superior. Esta tendencia acaba de ser subrayada en un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (1).

Según el informe de la OCDE, hace algunas décadas los alumnos iban a estudiar al extranjero por sus propios medios; después, especialmente en los últimos veinte años, las propias instituciones empezaron a facilitar los intercambios; por fin se ha llegado a una tercera etapa, en que se internacionalizan los contenidos y los métodos de enseñanza.

El Centro para la investigación y la innovación de la enseñanza de la OCDE ha encontrado un creciente número de programas internacionales iniciados hace poco en Australia, Dinamarca, Alemania, Francia, Japón y los Países Bajos. Los contenidos de esos cursos preparan a los estudiantes a manejarse en un contexto internacional. Están elaborados indistintamente para estudiantes nacionales y extranjeros, y enseñan a trabajar con gente de diversos países y culturas, desde una perspectiva pluridisciplinar. En muchas universidades la dimensión internacional es ya una parte importante de los programas académicos y de la estructura administrativa. Así, en Dinamarca, Japón, Holanda y Bélgica, bastantes instituciones de enseñanza superior mantienen programas impartidos en una lengua distinta de la nacional, en muchos casos el inglés. La mayor movilidad de los profesores, visitantes o invitados, asegura el éxito de estos programas.

La apertura ha sido favorecida por los acuerdos político-económicos de algunas regiones (la Unión Europea, el Tratado de Libre Comercio norteamericano o la Cooperación Económica Asia-Pacífico). La consecuencia es que las empresas buscan más que nunca personas conocedoras de otras culturas y de los métodos de gestión de las empresas extranjeras. La tendencia viene a reforzar la propia esencia de las universidades. Pues para mejorar la calidad del profesorado (investigador y docente) se necesita estar al tanto de adelantos de otras universidades nacionales y extranjeras. Pero para sobrevivir hace falta también atraer a un número de alumnos suficiente. Y se ve que tales programas y métodos de investigación son una buena solución.

________________________(1) L’internationalisation de l’enseignement supérieur. Les éditions de l’OCDE. París (1996).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares