Las escuelas religiosas británicas destacan por su nivel académico

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Entre las 179 escuelas que han obtenido los mejores resultados en los exámenes nacionales de fin de la enseñanza primaria en Inglaterra, el 62% son escuelas de las Iglesias anglicana o católica. En el conjunto de las más de 15.000 escuelas primarias, las escuelas católicas o anglicanas solo son el 30% del total.

Irónicamente, el Daily Telegraph (5-XII-2001) afirma que si bien “no puede justificarse por la sola fe la existencia de un colegio confesional, en este caso, las escuelas con ideario religioso bien pueden justificarse por sus obras”.

Esas obras son los puestos en la clasificación nacional de escuelas de primaria que anualmente presenta el Departamento de Educación. La clasificación es elaborada a partir de un examen nacional sobre las materias del plan de estudios común. Según la política de transparencia iniciada en 1991, los padres británicos pueden saber a través de esta información en qué colegios se obtienen mejores resultados.

En los exámenes, el nivel medio previsto para los alumnos de 11 años es de 4. Los colegios que componen el primer grupo de la tabla son aquellos en los que todos los examinados de 11 años han alcanzado el nivel 4 en Matemáticas, Inglés y Ciencias.

Estos estudios han sido criticados con frecuencia, porque se considera que los datos de los diferentes colegios no son comparables: por ejemplo, se ha hecho ver que los resultados se ven muy distorsionados por la admisión de niños con necesidades educativas especiales, que son contabilizados como uno más.

En los últimos años, la demostrada eficacia de las escuelas cristianas ha hecho aumentar la demanda de plazas en estos centros, e incluso ha hecho pensar al Gobierno la posibilidad de conceder la gestión de centros públicos a la Iglesia anglicana (ver servicio 37/00). Algunas voces se han manifestado en contra de la proliferación de colegios de ideario confesional, por temor a que la sociedad británica pueda volver a su antigua división en diferentes comunidades religiosas, lo que dificultaría la convivencia.

El éxito social de las escuelas cristianas, según el Daily Telegraph, está en “la solidez de sus bases morales, en la estabilidad de las familias y también en la mayor implicación de los padres” en la actividad educativa de los colegios. A esto se une una mayor libertad e independencia de sus directivos.

Se trata en su mayoría de centros abiertos a alumnos de cualquier religión: los colegios no se alimentan de comunidades religiosas cerradas. Los niños no van a una determinada escuela por pertenecer a la Iglesia correspondiente. Más bien, todo parece indicar que la solicitud de plaza en una u otra escuela se debe a una elección tomada por los padres teniendo en cuenta no solo el tipo de educación, sino también los resultados académicos conseguidos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares