La subida de las tasas universitarias divide a la coalición de gobierno británica

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 36s.

El gobierno de coalición británico, compuesto por conservadores y liberal-demócratas, tiene 83 escaños más que la oposición en la Cámara de los Comunes, pero ayer su reforma de la financiación de las universidades inglesas fue aprobada por solo 21 votos de diferencia. Votaron en contra 21 de 57 diputados liberal-demócratas, y otros 8 se abstuvieron o estaban ausentes. También se opusieron 6 conservadores. The Times [para suscriptores] destaca que entre los “rebeldes” está el presidente del partido, Tim Farron, y dos altos cargos de ministerios, que dimitieron, al igual que un colega conservador.

Los liberal-demócratas tienen en su programa la abolición de las tasas universitarias, pero han tenido que plegarse a la solución propuesta por sus socios de coalición, que son el partido con mayor representación parlamentaria. El acuerdo de gobierno entre los dos partidos obliga al socio menor a no vetar las iniciativas conservadoras en este y otros ámbitos. La oposición de una buena parte de los diputados liberal-demócratas desluce la aprobación del proyecto, pero no supone tanto problema para el gobierno: los más perjudicados son los liberal-demócratas, forzados a desairar a un importante sector de sus bases.

Ahora la reforma va a la Cámara de los Lores, donde no se espera una oposición frontal. Pero es probable que el proyecto no llegue a convertirse en ley tal como ha salido de los Comunes, dice The Economist. Los lores no se atreverían a poner objeciones a una ley prometida en el programa electoral del partido que ganó los últimos comicios. Pero el gobierno actual no es monocolor, y los socios se presentaron a las elecciones con sendas propuestas distintas sobre la financiación de la universidad. Por eso, no está claro cómo quedará la reforma al final: es muy posible que la cámara alta trate de introducir cambios y forzar una negociación.