La educación superior en España: más gasto, menos alumnos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Paralelamente al informe de la OCDE, el Instituto de Evaluación del Ministerio de Educación ofrece un resumen de los datos más destacados de España en comparación con la OCDE, la UE y algunos de los países más relevantes. Estos son algunos de los que destacan.

1. El porcentaje de españoles que ha alcanzado una titulación universitaria o de formación profesional superior (28%) es más elevado que el que corresponde a la media de la OCDE (26%) o de la UE (24%). Sin embargo, si se considera que un 51% de ciudadanos españoles sólo han completado la primera etapa de educación secundaria, frente al 29% de la OCDE o de la UE, se puede concluir que el nivel de estudios alcanzado en España es netamente inferior al de la media.

2. La tasa de titulados universitarios ha pasado en España del 24% en 1995 al 33% en 2005 y la tasa de titulados en ciclos formativos de grado superior del 2% en 1995 al 17% en 2005.

3. En España un graduado universitario cobra un 41% más de media que un graduado que ha completado la secundaria superior. Por su parte, los graduados en enseñanzas inferiores a la secundaria post-obligatoria cobran de media un 16% menos que quienes han continuado estudios posteriores a la secundaria obligatoria.

4. En los últimos siete años España ha experimentado una tendencia a la reducción en las diferencias salariales entre los distintos niveles educativos. En 1997, la distancia entre la remuneración de aquellos con estudios superiores y los que habían completado estudios secundarios obligatorios o inferiores era de 73 puntos. En 2004, la diferencia se había reducido a 47 puntos. De esta manera, España se acerca al modelo de países como Suecia (donde la diferencia es de 40 puntos). Dicho modelo contrasta con el de otros países con amplias diferencias salariales, como Estados Unidos (107 puntos) y Reino Unido (86 puntos).

5. La media del sueldo de las mujeres es inferior a la de los hombres para todos los niveles educativos. Sin embargo, a medida que aumenta el nivel de instrucción se reducen las diferencias en los sueldos recibidos por hombres y mujeres. El sueldo de las mujeres españolas entre 30 y 44 años con estudios obligatorios es un 65% del de los hombres en su misma situación formativa. Esta diferencia se reduce cuando se trata de la educación universitaria, donde el sueldo de las españolas es el 76% del de los hombres, la cifra más elevada en todos los países considerados.

6. El incremento del gasto en educación superior ha sido mayor que el de la OCDE. Este incremento español entre 1995 y 2004 se debe al notable aumento del gasto (de un 62%) en un contexto en el que la matrícula de estudiantes ha permanecido estancada.

7. Las tasas que han de pagar los estudiantes universitarios en España son comparativamente inferiores a las de la media de la OCDE, pero también es inferior la proporción de estudiantes que se benefician de préstamos públicos y de becas para pagar sus estudios. El 33,9% del alumnado universitario español se beneficia de algún tipo de beca o préstamo público, y la tasa de matrícula media se sitúa en los 795 dólares (640 euros) anuales.

8. En los últimos años han disminuido en España las tasas de entrada en educación universitaria. Entre el 2000 y el 2005, la tendencia de la tasa de entrada en la educación superior universitaria ha sido descendente, ya que ha pasado del 47% al 43%. No obstante, a pesar de esta disminución, el porcentaje de titulados universitarios ha pasado del 28% en 2000 al 33% en 2005.

9. Paralelamente a la disminución de la tasa de entrada en la educación universitaria, se ha producido un incremento de la tasa de entrada en estudios de formación profesional de grado superior, que ha pasado del 15% en 2000 al 22% en 2005. En este caso, además, la evolución de las tasas de graduación ha sido francamente notable. De tan sólo un 2% de graduados en 1995 en España, se ha pasado al 17% en 2005, cifra que dobla a las de la OCDE (9) y de la UE (8), que han permanecido estables en el periodo considerado.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares