Harvard rebaja sus tasas y amplía las becas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A partir del próximo curso, las tasas de la Universidad de Harvard serán más accesibles para la clase media menos pudiente. Harvard acaba de lanzar un programa de ayudas para las familias cuyos ingresos anuales estén entre los 60.000 y los 180.000 dólares (41.000 y 122.500 euros). La iniciativa supone para estas familias reducir el coste de los estudios de sus hijos entre un tercio y la mitad, con lo que el coste se sitúa al mismo nivel que el de las mejores universidades públicas.

Con la nueva política de tasas, las familias que ganan 180.000 dólares anuales pagarán, a partir de otoño de 2008, 17.500 dólares por plaza (frente a los 30.360 que pagan ahora); las que ganan 60.000, pagarán 2.600 dólares anuales. Entre ambos extremos se distribuyen otros diez grupos por ingresos anuales, que dedicarán a la plaza un 10% o menos de estos. Según Harvard, 3.340 de sus 6.715 alumnos recibe actualmente becas. Un tercio de estos procede de familias cuyos ingresos anuales son de 60.000 dólares o menos. Del resto, la mayoría gana entre 60.000 y 180.000.

La enorme competencia entre centros universitarios de primera fila hace que quieran facilitar el acceso a la clase media con menos recursos. De acuerdo a un estudio de la Century Foundation (N.Y.), entre las 146 universidades de élite, solo el 3% de los estudiantes procede de las familias pertenecientes al 25% de quienes menos ingresos tienen. El 74% procede del 25% que más ingresos tienen.

La decisión de Harvard se produce en un entorno de críticas políticas a las universidades por aumentar el precio de sus tasas mientras sus dotaciones crecen año tras año. Las dotaciones fundacionales de unas 60 universidades en Estados Unidos son actualmente superiores a los 1.000 millones de dólares, y una quinta parte ha sido obtenida en los últimos diez años. La dotación con la que cuenta Harvard es la más alta del país, 35.000 millones de dólares (24.300 millones de euros). Y según la institución, el nuevo plan supondrá un aumento del gasto en ayudas a sus estudiantes de 22 a 120 millones de dólares (de 15 a más de 81 millones de euros).

Este no es el primer paso de Harvard para atraer estudiantes brillantes mediante la mejora de becas y ayudas financieras. Desde 2004, los alumnos de familias con ingresos anuales de menos de 40.000 dólares no pagan tasas; medida que se amplió el pasado año hasta los 60.000 dólares. Además de Harvard, otras universidades de prestigio han hecho ofertas en esa línea. Princeton fue la primera hace casi diez años. Otros centros en este grupo son Columbia, Stanford o Amherst.

En medio de una enorme competencia, la postura de Harvard obligará a otras universidades a tomar medidas semejantes. Yale prepara su propia política al respecto, aunque según un portavoz del centro, el cambio se llevará a cabo “sin tener en cuenta los anuncios de otras universidades”. El California Institute of Technology, en Pasadena, ha anunciado que sustituirá los créditos por becas para los estudiantes cuyas familias ganen menos de 60.000 dólares al año.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares