Gran Bretaña: crece el prestigio de las escuelas diferenciadas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 19s.

En coincidencia con el comienzo del curso, se ha reavivado en Gran Bretaña la polémica sobre los méritos de la enseñanza mixta y la diferenciada. Un año más, las escuelas diferenciadas han copado la mayoría de los primeros puestos en la clasificación por resultados académicos. El sector privado de la coeducación ha defendido su causa con un estudio que atribuye el éxito de la enseñanza diferenciada a factores distintos de la separación de sexos.

El estudio, encargado por el Grupo Coeducativo de la Conferencia de Directores (asociación de centros privados) a la Universidad de Manchester, concluye que las escuelas diferenciadas obtienen mejores resultados no porque sólo admitan chicas o chicos, sino por ser mucho más selectivas, de modo que reciben alumnos más capacitados. El mensaje es que los padres deben elegir colegio basándose en otras razones. Pero, según comentaba un editorial de The Times (22-VIII-95), “los esfuerzos de los directivos del sector de enseñanza mixta para disminuir los logros de la enseñanza diferenciada dicen más de sus propios temores -y pique- que de lo que ocurre realmente en las aulas”.

Los centros no mixtos han replicado al otro in-forme diciendo que son más selectivos simplemente porque la demanda de plazas supera con creces la oferta, lo que es muestra de la buena calidad que ofrecen. El propio estudio de la Universidad de Manchester señala que la mitad de las 48 escuelas privadas con mejores resultados académicos son femeninas, mientras que los centros de este tipo representan el 40% del sector. En la enseñanza pública, el contraste es mayor aún: las escuelas diferenciadas, que acogen a sólo el 9% de los alumnos, son un tercio de las mejor clasificadas.

Además, a la vez que ha aumentado el prestigio de las escuelas no mixtas, se ha reducido el número: otro motivo que obliga a cribar las solicitudes de ingreso. La disminución se ha dado sobre todo en el sector público, pero también, aunque en menor medida, en el privado, donde no pocos centros se han hecho mixtos, para ampliar su posible clientela. Por ejemplo, en los últimos 25 años, los colegios femeninos públicos han pasado de 2.000 a 150. En todo el país, más de un tercio de los distritos educativos no cuentan con centros diferenciados en la red pública.

Esta disminución, comenta The Times, “es un retroceso de la posibilidad de elección de los padres, en un momento en que el gobierno proclama sus ventajas. (…) Digan lo que digan sus detractores, no es casualidad que tantos de los mejores y más brillantes (alumnos) escojan cada año la enseñanza diferenciada”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares