Francia: se revaloriza la profesión docente

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 4s.

Hace diez años el gobierno francés se vio obligado a lanzar campañas publicitarias para paliar la falta de candidatos en las oposiciones a profesores; hoy se ha colgado el cartel de “completo”. El desempleo y la reducción de salarios en el sector privado parece ser la explicación del creciente interés por la profesión docente. Eso piensan los sindicatos de profesores. Sin embargo, hay más razones, informa Comunidad Escolar (4-XI-98).

Fue en 1989, con la creación de los Institutos Universitarios de Formación del Profesorado (IUFP), cuando comenzó el proceso de revalorización de la profesión docente. Los alumnos estudian los tres primeros años de una licenciatura cualquiera y después pasan al IUFP, que dura dos años. El primer curso es teórico, aunque los alumnos empiezan ya a trabajar como maestros y cobran el equivalente de unas 150.000 ptas. mensuales. El segundo es de inserción profesional, y se accede a un puesto en la enseñanza pública a través de un concurso para adjudicar las plazas disponibles.

Este sistema contribuyó a revisar no sólo los contenidos de la formación, sino el propio ejercicio profesional, las condiciones salariales, el prestigio social, etc.

Los estudios del Ministerio de Educación muestran que tres de cada cuatro docentes jóvenes consideran aceptable su salario, teniendo en cuenta la situación laboral actual y sus vacaciones. Además, el 90% de los profesores incorporados en los últimos cuatro años afirman que se sienten muy o bastante satisfechos con su experiencia profesional.

Los más jóvenes consideran su trabajo como una auténtica profesión, no sólo una manera de ganarse la vida. Y estiman muy especialmente la autonomía de su dedicación, el ejercicio creativo y no tener un jefe encima de ellos en todo momento.

Según algunos estudios sociológicos sobre inserción profesional de los docentes, los jóvenes buscan ahora en la enseñanza un cauce adecuado para transmitir valores sociales distintos al consumismo y al éxito fácil, tan de moda hace diez años.

Aunque en España no faltan candidatos a la enseñanza, 54 escuelas de Magisterio de todo el país presentarán al Ministerio de Educación una propuesta para convertir la actual diplomatura (tres años) en licenciatura (cinco). Una idea semejante al IUFP, que puede mejorar la formación del profesorado y la consideración social de los maestros.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares