España y Gran Bretaña: cambios en la enseñanza escolar de la religión

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 16s.

España y Gran Bretaña: cambios en la enseñanza escolar de la religión
Se busca evitar que quede marginada en los estudios

En Gran Bretaña una iniciativa del gobierno pretende revitalizar la enseñanza de la religión en las escuelas; en España, una sentencia del Tribunal Supremo ha anulado algunas disposiciones de la ley de educación, por discriminar a los alumnos que escogían la asignatura de religión.

El Tribunal Supremo español ha declarado que varios artículos de los decretos que desarrollan la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE), violan el principio de igualdad del artículo 14 de la Constitución y los acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede sobre Enseñanza y Asuntos Culturales, “al no incluir la enseñanza de la religión católica en condiciones equiparables a las demás áreas o materias fundamentales”.

La ley dice que los colegios deben ofrecer la enseñanza de la religión, que será voluntaria para los alumnos. Antes de la LOGSE, los que no escogían religión tenían que estudiar la asignatura de Ética. Con la nueva ley de educación desapareció esta asignatura, y la alternativa a la clase de religión era el “estudio asistido”, que en la práctica se transformaba en muchos casos en tiempo libre. La ley tampoco tenía en cuenta las calificaciones de religión cuando los expedientes académicos de los alumnos entran en concurrencia.

El fallo del Tribunal Supremo obliga a incluir la enseñanza de la Religión como materia “fundamental” dentro de los programas educativos. La asignatura deberá contar con una alternativa comparable, y sus calificaciones serán tenidas en cuenta en los expedientes académicos. Ahora falta encontrar los modos concretos de llevar esto a la práctica.

Según la Conferencia Episcopal Española, con datos obtenidos en 46 diócesis, durante el curso 91-92 el porcentaje de alumnos de enseñanza primaria y secundaria que optó por seguir las clases de religión católica fue del 86,5%. Sin embargo, en este curso académico la solicitud de la religión ha descendido en los centros donde se ha implantado de forma experimental la enseñanza secundaria obligatoria, hasta el punto de que en algún centro no se ha impartido esta asignatura.

Propuesta del gobierno británico

El gobierno británico, deseoso de revitalizar la enseñanza de la religión, ha propuesto que los escolares estudien el cristianismo durante al menos la mitad del tiempo dedicado a la religión, y que estudien además otras religiones mundiales. Según informa Patrick Kelly, los programas propuestos, sobre los que el Parlamento tomará una decisión definitiva en julio, disponen que todos los alumnos de 5 a 11 años estudien el cristianismo como tema central de la enseñanza religiosa. A partir de esa edad, los alumnos aprenderán, además de la religión cristiana, los fundamentos del budismo, el hinduismo, el islamismo, el judaísmo y el sijismo.

Los mayores dedicarán en torno al 5% de las horas lectivas al estudio de la religión, es decir casi dos horas semanales. Al menos el 50% de las clases de religión versarán sobre el cristianismo, pero los colegios podrán elevar la proporción hasta el 75%.

Los dos programas modelo, preparados según las directrices de la School Curriculum and Assessment Authority, organismo encargado de la elaboración de programas escolares con validez nacional, han sido objeto de consulta con los educadores, profesores de religión y grupos religiosos. Los programas podrán ser modificados por las autoridades locales.

Una encuesta reciente ha revelado que el 80% de los colegios estatales estaban infringiendo la ley al dejar de ofrecer educación religiosa a todos sus alumnos.

El Daily Telegraph ha calificado de “indigestión religiosa” la propuesta de que a los 16 años los alumnos hayan estudiado las cinco mayores religiones no cristianas. “Sin duda, la fórmula está pensada para favorecer las relaciones entre comunidades, en la creencia de que cuanto mayor sea el conocimiento, mayor será el respeto. Pero ésa es una suposición no probada y, en los casos de Irlanda del Norte o Bosnia, posiblemente una falacia. Es mucho mejor enseñar la tolerancia y el respeto por las otras religiones en el contexto de un curriculum centrado en la enseñanza del cristianismo”

.

Por otro lado, el gobierno ha publicado una circular sobre la oración colectiva en los colegios.

Las disposiciones para la educación religiosa pueden no llegar a ser efectivas por cuatro motivos. Primero, estas medidas no afectan a las escuelas concertadas y a las privadas, que seguirán sus propios criterios. Segundo, los colegios claramente no cristianos pueden solicitar una exención o “resolución” que les permita desarrollar su propia forma de enseñanza y culto. Tercero, los padres tienen derecho a retirar a sus hijos de la educación religiosa y del culto colectivo. Y, por último, los profesores tienen derecho a no enseñar religión en la escuela.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares