¿Es discriminatoria la educación diferenciada?

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 5s.

Kay Bailey Hutchison, senadora republicana, y Barbara Mikulski, demócrata, explican en un artículo del Wall Street Journal las ventajas de la educación diferenciada. Y lo hacen, según cuentan, porque les preocupa que en algunos estados como Virginia, Misisipí o Florida se esté pensando en eliminar el derecho de los padres a elegir este modelo de educación en las escuelas públicas.

Una y otra senadora están de acuerdo en afirmar que la educación diferenciada no es una cuestión ideológica. De hecho, la enmienda que en 2001 permitió que las escuelas públicas de EE. UU. pudieran ofrecerla (ver Aceprensa, 15-05-2002) fue apoyada también por algunos demócratas, como la propia Mikousi o Hillary Clinton. Gracias a esta modificación, los padres norteamericanos pueden ejercer su libertad educativa y desde entonces muchas familias se han beneficiado de esa opción legal.

Para los detractores de la diferenciada, este modelo educativo puede tener carácter discriminatorio, por lo que debería prohibirse. Sin embargo, la ley de 2001 no obliga a educar de forma separada: simplemente permite que tanto las escuelas como los distritos puedan ofrecerla, exigiendo al mismo tiempo que la oferta esté disponible tanto para niñas como para niños.

Algunos también sostienen que educar de forma separada puede “promover estereotipos sexuales dañinos”. Pero, dicen las senadoras, “son principalmente esos estereotipos los que los programas de educación diferenciada se proponen erradicar”. Como algunos estudios han puesto de manifiesto, los roles sexistas pueden agudizarse en la coeducación.

Los niños, por ejemplo, tienen mayores posibilidades de pensar que la lectura es cosa de niñas cuando se encuentran con ellas en clase. Por su parte, las niñas preguntan menos e intervienen con menor frecuencia cuando se encuentran en el aula con varones.

En su artículo, Hutchison y Mikulski citan numerosos estudios en apoyo de su tesis. Los mejores resultados académicos de la educación diferenciada se explican también porque en ella se reducen drásticamente las distracciones. Esto no significa, aclaran, “que este modelo educativo sea siempre el mejor para cualquier estudiante: es una opción preferible en algunos casos”.

De cualquier modo, en el contexto actual, en el que las instituciones educativas americanas están realmente preocupadas por el descenso de la calidad académica de sus escuelas y se promueve el debate de cómo mejorar la enseñanza, eliminar como pretenden algunos esta opción puede ser contraproducente.