El Parlamento Europeo invita a las universidades a recuperar su liderazgo histórico

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Parlamento Europeo acaba de publicar el informe “Sobre las universidades y la enseñanza superior en el espacio europeo del conocimiento”, en el que solicita a la Comisión Europea y a los países miembros mejorar la calidad de las universidades y favorecer la movilidad de estudiantes y profesores. Es la primera vez que una institución europea dedica un documento en exclusiva a la Universidad.

Aunque la UE no tiene competencias en materia de educación, el Parlamento tiene una comisión encargada de proponer medidas para mejorar la calidad de la enseñanza y la investigación en las universidades europeas. Además, el informe señala que el apoyo de la UE a las universidades “es perfectamente compatible con el respeto a la subsidiariedad”.

La exposición de motivos del informe, aparte del obvio de no haber dedicado nunca un documento a la universidad, dice que “el papel tradicional de la universidad como centro de desarrollo científico se encuentra cuestionado en Europa porque una gran proporción de la investigación de primera clase se realiza fuera del ámbito de la universidad, y porque la enseñanza superior de masas ha generado un descenso de la calidad y la competitividad”.

Además, las universidades europeas han sufrido “una caída en su capacidad de liderazgo, en sus aportaciones a la ciencia y en su capacidad de renovación”. Un problema al que no beneficia en absoluto la lentitud con que responde “a los estímulos que se le proporcionan”.

De hecho, las mejoras de los últimos años son aún insuficientes. El informe destaca ciertos logros en materia de movilidad de estudiantes (86.000 estudiantes Erasmus en el curso 1997/98, un 1% del total de estudiantes inscritos en educación superior, y 97.041 alumnos en el curso 1999/2000) y de profesores (7.000 profesores en 1998/99 y 9.837 en 1999/2000). Sin embargo, continúa el informe, “no se ha conseguido facilitar los intercambios, la movilidad y romper la inercia del premio a la endogamia”.

Para garantizar la calidad de las universidades, el Parlamento propone mejorar la financiación, pero no incide tanto en las subvenciones públicas como en mejorar los métodos de trabajo y la colaboración con empresas públicas, privadas y con los entes locales. También anima a las universidades a “implicarse más en los grandes debates que afectan al futuro de la humanidad, como el desarrollo de las biotecnologías”.

En cuanto a la movilidad estudiantil y la homologación de títulos universitarios, debería ser una consecuencia lógica de la unidad europea y uno de los beneficios de la integración. Por eso el Parlamento solicita a los países miembros y a las universidades “que tomen medidas para superar los obstáculos jurídicos y administrativos que dificultan la movilidad, y que adopten sistemas rápidos y flexibles de tramitación y reconocimiento de diplomas, estudios y títulos, incluidos aquellos que no existan en su país”.

Por último, el Parlamento solicita a la Comisión que apoye el futuro Libro Verde sobre la creación de un espacio europeo de enseñanza superior, que contendrá propuestas como la creación de estudios y titulaciones comunes o masters europeos y el establecimiento de una sede de las universidades europeas. La Comisión ha respondido que ya está elaborando su propio informe sobre el asunto.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares