El 28% de los universitarios españoles abandonan la carrera

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 33s.

El 28% de los universitarios españoles abandonan la carrera elegida y solo el 26% de los que se gradúan lo hacen en el tiempo previsto. Las cifras varían mucho de unas áreas de conocimiento a otras: en las carreras técnicas solo terminan en su momento un 4%.

Los mejores resultados los obtienen los alumnos de Ciencias de la Salud: el 51% no repiten ningún curso. Los siguientes en la lista son los de Ciencias Sociales y Jurídicas, con el 31%. Y por detrás quedan las Humanidades y las Ciencias experimentales, con el 28% y el 17%, respectivamente. La duración media real de los estudios ha descendido poco a poco en los últimos años, sobre todo en las carreras técnicas, que se mantenían por encima de 9 años, y han bajado en el curso 1999/2000 a 7,8 años. En conjunto, el 28% de los universitarios españoles no termina su carrera universitaria.

El Plan Nacional de Evaluación de la Calidad fue puesto en marcha por el Ministerio de Cultura español en el año 1996. Además del informe anual, el Ministerio ha elaborado un informe global con los datos de 1996 a 2000. Las estadísticas se refieren al 64% de las titulaciones susceptibles de aportar información, por tener suficiente antigüedad (el número de titulaciones ha crecido en un 10%). Las promociones estudiadas son las que comenzaron entre 1991 y 1997. El informe ilustra tres cuestiones: la oferta y la demanda de plazas universitarias, con las notas mínimas exigidas para acceder a ellas; los recursos humanos y económicos; y las tasas de éxito y abandono.

En cuanto al abandono, los mayores índices de fracaso se dan en las carreras técnicas: el 34% de los matriculados. Y es en Ciencias de la Salud donde es menor (19%).

En Gran Bretaña, el Ministerio de Educación también ha publicado datos semejantes sobre el fracaso en la Universidad, en este caso relativos solo al curso pasado. El 23% de quienes tendrían que haber terminado la carrera el verano pasado, la abandonaron. Entre estos, algunos (el 17% del total) no se matricularon en ninguna otra carrera, tampoco de ciclo corto.

La información británica está desglosada por universidades. Queda claro que las universidades de mejor calidad (sobre todo las pertenecientes a la Liga Russell, como Bristol, Cambridge, Oxford…) son las de menor fracaso escolar. Estas son las que menos han llevado a la práctica las peticiones del gobierno de ser menos selectivas, para recibir a un mayor porcentaje de alumnos de clase modesta.

Por el contrario, las universidades que más han abierto la mano registran mayor número de abandonos. Catorce de las veinte universidades que están en lo más bajo de la tabla de calidad de investigación y profesorado han sido las que han admitido más alumnos socialmente desaventajados. Todas son antiguas escuelas politécnicas.

El editorialista del Daily Telegraph (18-XII-2002) detecta una escisión del sistema universitario en dos bloques. Las mejores universidades tienen menos problemas para mantener el interés de sus estudiantes; las otras, que para llenar las aulas tienen que bajar las notas de corte, no pueden ofrecer lo que el estudiante espera. El diario critica al Ministerio, que se limita a exigir a las buenas universidades un mayor compromiso social. El Telegraph sugiere que se diseñe una educación superior que diferencie a los alumnos de esos dos bloques, ofreciendo salidas a los que no accedan a la Universidad.

Problemas análogos -con orígenes distintos- podrían diagnosticarse en España, donde son tantos los que abandonan las carreras técnicas, muy prestigiosas socialmente, pero inaccesibles -como se comprueba- para gran parte de los alumnos. En otras materias que son -presumiblemente- más vocacionales, como las Ciencias de la Salud, los resultados son mucho mejores. Las notas exigidas para el ingreso en Ciencias de la Salud en el curso 2000/2001 (una media de 7 sobre 10 para las carreras de ciclo largo) superan en casi un punto la media de las carreras técnicas de ciclo largo, que está en 6,1. Esta media está por encima del 5,5 de las Ciencias experimentales, la siguiente en la lista, lo que indica que los alumnos que abandonan no son los peores en el bachillerato.