EE.UU.: el cierre de escuelas católicas obliga a buscar nuevas fórmulas

A pocos días de la visita de Benedicto XVI a Estados Unidos, se acaba de publicar un informe que alerta sobre la crisis de los colegios católicos en las zonas urbanas del país. Según el informe, realizado por el Thomas B. Fordham Institute, desde 1990 se han cerrado casi 1.300 escuelas, la mayoría en las ciudades. Como consecuencia del cierre, unos 300.000 alumnos han tenido que recolocarse en otros colegios.

Una de las causas que ha provocado el declive de los colegios católicos en las ciudades tiene que ver con los movimientos de población. En las últimas décadas, muchos fieles católicos han optado por desplazarse desde los centros urbanos a los barrios residenciales de la periferia. Además, el número de sacerdotes, monjas y religiosos que atienden los colegios ha descendido considerablemente. Esto ha obligado a contratar a profesores laicos que cuestan mucho más dinero, con el consiguiente encarecimiento de las matrículas para los alumnos.

Para hacer frente a la crisis, algunas diócesis están impulsando nuevas iniciativas orientadas a atraer alumnos. En la diócesis de Wichita (Kansas) se ha puesto en marcha una ambiciosa campaña para que todos los colegios católicos ofrezcan enseñanza gratuita a los católicos. Esto es posible gracias a la ayuda de algunos filántropos. En las diócesis de Memphis y Denver también se han adoptado medidas parecidas.

En cambio, hay colegios católicos -la mayoría pertenecen a la diócesis de Washington- que están eligiendo otra fórmula: convertirse en escuelas autónomas (charter schools). Este tipo de centros están financiados y supervisados por el Estado, pero tienen un estatuto (charter) propio por el que gozan de amplia autonomía. Tienen también libertad para encomendar a empresas privadas la dirección y gestión de los colegios, sin perder las asignaciones estatales.

Los defensores de esta fórmula afirman que es una manera de conseguir financiación. Y que, como las escuelas son gratuitas, responden al deseo de padres que buscan una educación distinta de la pública convencional pero no pueden pagar un colegio privado.

Ver D.C. Catholic Schools Follow National Trend.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares