EE.UU.: pague la universidad de mañana al precio de hoy

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En Estados Unidos, para muchas familias supone un esfuerzo económico importante pagar los estudios universitarios de los hijos. A partir de este año habrá una nueva fórmula para facilitarlo. Tuition Plan Consortium, organización privada sin ánimo de lucro, ha lanzado un programa de prepago de matrículas. El sistema, llamado Plan 529 Independiente, permite a los padres pagar a precio actual parte del costo de la universidad a la que irá su hijo en el futuro. Además del ahorro que esto supone, las universidades ofrecerán descuentos a las personas que se acojan a este plan.

La idea no es nueva. Desde hace años, todos los Estados norteamericanos tienen “planes 529” basados en la misma fórmula (se llaman así por el artículo de la ley fiscal federal que establece exenciones de impuestos para las inversiones en estos programas). Pero los planes estatales tienen algunas limitaciones: las familias solo pueden elegir universidades del Estado al que pertenecen, y si al final no gastan el dinero en la universidad, los ahorros quedan sujetos a impuestos estatales -no federales- e incurren en una penalización del 10%. En cambio, el Plan 529 Independiente permite ir a cualquier universidad que forme parte del programa, aunque sea de otro Estado. Y si el hijo no consigue entrar en ninguna de las universidades incluidas en el plan, se puede nombrar beneficiario a otro miembro de la familia, meter el dinero en un plan 529 estatal o simplemente retirarlo sin sufrir penalización alguna.

Varios motivos han llevado a crear el Plan 529 Independiente, según explica The Wall Street Journal (20-II-2003). En primer lugar, las tasas de las universidades estadounidenses han subido mucho en los últimos tiempos: cada año, más de un punto por encima de la inflación. Por otro lado, los Estados, aquejados de estrecheces presupuestarias, se disponen a limitar el acceso a sus planes 529. Y los ahorros depositados en los planes estatales han perdido valor por la mala situación de la Bolsa.

En cambio, los participantes en el plan privado tienen asegurado que el dinero invertido mantendrá su poder de compra, porque este no se mide en dólares sino en porcentaje de la matrícula. Por ejemplo, si una familia invierte una suma que en el momento actual equivale a la mitad de las tasas universitarias, cuando el hijo comience los estudios solo faltará por pagar la otra mitad, cualquiera que sea entonces el precio de la enseñanza (en realidad, menos de la mitad, gracias al descuento adicional). En contrapartida, las familias no percibirán los intereses que generen sus ahorros.

Por su parte, las universidades participantes en el plan corren con todo el riesgo: se llevan los intereses o cargan con la depreciación de los depósitos, según cómo vaya el mercado financiero (una vez descontados, en todo caso, los gastos de gestión del fondo). Esto permite suponer que pocas universidades estatales tendrán interés en sumarse al plan independiente, pues, a diferencia de las privadas, tienen escasa autonomía para subir precios y absorber así las posibles pérdidas. En cambio, las universidades privadas, que han de competir más por los alumnos, tienen en el plan un medio más para cubrir las plazas.

El Plan 529 Independiente empezará a operar en julio próximo. Hasta ahora se han mostrado dispuestos a entrar en el programa casi 300 colleges de todo el país. Los organizadores esperan llegar a 500. Cada college decidirá qué descuento hará a las familias participantes. Está establecido un mínimo del 0,5%, pero Tuition Plan Consortium confía en que el descuento medio estará entre el 2% y el 3%.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares