EE.UU.: el canon de “grandes libros” vuelve a las universidades

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El establecimiento por cada Facultad de una serie de lecturas fundamentales para la formación cultural de los alumnos vuelve a cobrar vigor en Estados Unidos, tras un tiempo en el que había sido abandonado en muchas Universidades. Las listas de “Grandes libros”, cuyo objetivo era que los estudiantes conocieran a los principales autores de la historia, habían sido tachadas de eurocéntricas y sexistas, por no incluir suficientes mujeres y autores de otras culturas minoritarias. Sin embargo, en los últimos tres años una docena de colleges de todo el país han vuelto a impulsar esta costumbre educativa, con gran éxito entre los estudiantes.

La popularidad que están alcanzando los nuevos programas desacredita a los críticos, que lamentaban que los “Grandes libros” siempre fueran obras de “hombres blancos muertos”. Sin embargo, según explica al New York Times (18-I-2000) Bruce Glans, profesor encargado de elaborar los programas en el Wilbur Wright College, los escritores que se han planteado las preguntas más profundas acerca de la vida -y que han propuesto elocuentes respuestas- son en su mayoría de hace varios siglos. “Que casi todos fueran hombres y blancos no es razón para compensar la selección con trabajos de escritores contemporáneos, muchos de ellos minoritarios y que aún no han pasado el veredicto del tiempo”. El Wilbur Wright College cuenta con 900 alumnos en el Programa de Grandes Libros, que lleva funcionando dos años.

Sin embargo, la presión de los críticos logró que en algunas universidades se elaboraran las listas de “Grandes libros” con otros criterios. Así, algunas incluyeron autores como Zora Neale Hurston, representante del renacimiento de Harlem, o contemporáneos como Gabriel García Márquez, Toni Morrison o Maya Angelou.

En la actualidad, tanto los nuevos programas como los que ya existían no han optado por esta línea. La mayoría de estos programas están dirigidos por profesores pertenecientes a la National Association of Scholars. Según esta institución, los nuevos programas están basados en escritores europeos fallecidos hace tiempo o en otros autores occidentales, desde Aristóteles hasta Hemingway.

En cuanto a los programas ya establecidos, un ejemplo es el de la Universidad estatal Delta (Misisipi). Allí, los estudiantes pueden escoger entre cuatro cursos: tradición clásica (Herodoto, Eurípides), tradición judeo-cristiana (san Agustín, Chaucer), el temprano mundo moderno (Hume, Jane Austen) o el mundo moderno (Freud, Darwin).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares