Cómo atraer un profesorado de calidad

Deborah Kenny es la fundadora de las Harlem Village Academies, un grupo de charter schools -financiadas con dinero público pero autónomas- que está sorprendiendo a propios y extraños en Nueva York por sus excelentes resultados. ¿Su fórmula? Cuidar primero a los profesores. Así lo explica en un artículo publicado en The Wall Street Journal (22-09-2010).

Kenny piensa que la enseñanza no puede mejorar si no se eleva la calidad del profesorado. Para atraer y mantener un profesorado de calidad la clave está en el ambiente del centro. “Cómo se siente la gente en el trabajo, cómo es tratada y los valores que manifiestan sus colegas, determinan el calibre de los trabajadores que atrae una organización”, escribe Kenny.

“Cuando el ambiente de una escuela impulsa a los profesores a ofrecer lo mejor de sí mismos, la vida de los estudiantes cambia”. Este es, según su fundadora, el secreto de estos colegios: el ambiente en el centro, y sobre todo, la empatía entre los profesores y entre los profesores y los directivos.

Empatía que no es mero “buen rollo”, sino que se debe manifestar en tres aspectos concretos. El primero de ellos es la confianza en el profesor; confianza que lleva a que sean ellos quienes, por ejemplo, elijan los libros de texto que quieren utilizar en las aulas, o a que se respeten los diversos modos de impartir las clases propios de cada profesor. Deborah Kenny está firmemente convencida de que esta confianza genera responsabilidad en los docentes, y que esta responsabilidad se acaba contagiando a los estudiantes.

Un segundo factor para crear un ambiente agradable en el centro es el trabajo en equipo, entendido en un sentido no estrictamente curricular; y en este punto es significativo observar cómo la fundadora de estas instituciones desciende del “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti” hasta la importancia de detalles como encontrarte una taza de café en tu mesa que otro profesor ha dejado allí para ti. “Los gestos de camaradería […] hacen a nuestros trabajadores más felices y más productivos”. Si además de alumnos técnicamente cualificados, quieres formar buenas personas, la relación cordial entre los docentes es básica.

El tercer pilar de estas instituciones es la formación continua del profesorado, en aras de lograr un nivel intelectual alto; y no solo a través de cursos o seminarios, sino principalmente gracias a la ayuda de los demás docentes, aprendiendo de ellos metodologías de aula diferentes. La interdisciplinariedad como método de renovación pedagógica.

“La única manera de mejorar la escuela pública es conseguir un ambiente en nuestros colegios que atraiga al talento”. Este es el objetivo que subscribiría cualquier escuela del mundo. Para llegar a él, en las Harlem Village Academies han encontrado su propio camino: cuidar al profesor.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares