Colorado aprueba un programa piloto de cheque escolar

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 43s.

A partir del curso 2004-2005, las familias de Colorado podrán optar a un cheque escolar para llevar a sus hijos a colegios privados. Entre los programas de cheque escolar implantados en los últimos decenios, el de Colorado será el segundo de ámbito estatal, después del aprobado en Florida en 1999 (ver servicio 91/99).

Como las otras iniciativas recientes, el plan de Colorado pretende dar posibilidad de opción a los alumnos que, por falta de recursos, están atrapados en escuelas públicas deficientes. Como criterio económico, podrán recibir el cheque todos los alumnos que tengan derecho a subvención total o parcial para comidas escolares. Pero la ley incluye además criterios académicos: también podrán optar al cheque los alumnos de 9 a 17 años con nota “insatisfactorio” en al menos un área de conocimientos en el último examen estatal, así como los de preescolar hasta tercero de primaria matriculados en una escuela pública calificada de deficiente por la inspección educativa, o bien que tengan bajo rendimiento por problemas familiares.

Para recibir alumnos con cheque, las escuelas privadas han de cumplir varios requisitos, entre ellos no hacer discriminación por ningún motivo y acatar las normas de seguridad y salud vigentes para los colegios públicos. También han de permitir que el distrito escolar realice evaluaciones de los alumnos con cheque, a expensas de las propias escuelas, no del distrito.

El importe del cheque no será muy elevado. Equivaldrá a la menor de dos cantidades: el costo del puesto escolar en el colegio privado elegido, o una parte del costo en los centros públicos del distrito (37,5% para los alumnos de preescolar, el 75% para los de 6-13 años y el 85% para los de 14-17 años). El cheque se entregará a los padres, que habrán de endosarlo a favor de la escuela.

El programa se limitará a once distritos con al menos 40.000 alumnos que en su mayoría reciben subvenciones para comedor escolar. Se aplicará de modo gradual. En 2008, el Estado revisará los resultados y los someterá al Parlamento. Entonces el plan, aprobado a título de experimento, podrá convertirse en definitivo.

Ya antes hubo un intento de implantar el cheque escolar en Colorado. En 1992 se sometió a referéndum una propuesta, que fue rechazada por mayoría del 66%.

Otros dos Estados, Tejas y Luisiana, pueden seguir pronto el ejemplo de Colorado, con planes muy similares. En ambos, los proyectos están promovidos por los gobernadores y parlamentarios republicanos, cuyo partido -a diferencia del Demócrata- es favorable al cheque escolar. Pero en Tejas, uno de los principales promotores del cheque es un diputado demócrata negro, caso no raro. En general, el cheque escolar tiene partidarios entre las minorías y la población de menos recursos; mientras que sus enemigos suelen ser los sindicatos de profesores de la enseñanza pública y las organizaciones preocupadas por la estricta separación de Iglesia y Estado (ver servicio 20/00).

El cheque y la Primera Enmienda

En este contexto, Colorado es el primer Estado que aprueba el cheque escolar tras la sentencia favorable dictada el año pasado por el Tribunal Supremo de la nación (ver servicio 92/02). En aquella ocasión, los jueces del Supremo declararon que el cheque no es contrario a la Primera Enmienda constitucional (aconfesionalidad de los poderes públicos) siempre que se pueda gastar tanto en escuelas religiosas como en las no confesionales y las familias tengan verdadera libertad para elegir entre unas y otras. Aunque el fallo se refiere al caso particular de Cleveland (Ohio), confirma la constitucionalidad del cheque escolar en relación con el principal argumento de los contrarios.

De hecho, casi todos los recursos que se han presentado contra los demás planes de cheque escolar han invocado la Primera Enmienda o los preceptos equivalentes de las constituciones estatales respectivas (ver servicio 150/99). En Colorado se puede repetir la historia. La Colorado Education Association, una organización de profesores de escuelas públicas, sostiene que el cheque viola la separación entre Iglesia y Estado, y se plantea llevarlo a los tribunales.

El cheque escolar solo existe en cinco circunscripciones: Maine, Vermont, Milwaukee, Cleveland y Florida; el plan de Colorado será el sexto. El gobierno del presidente Bush ha incluido, en el proyecto de presupuestos para el próximo año fiscal, una asignación federal de 75 millones de dólares para programas piloto de cheque escolar.