Berlín: valores, en vez de religión en la escuela

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 6s.

El proyecto del Senado de la región alemana de Berlín de introducir en el programa escolar una asignatura obligatoria sobre “Valores” preocupa a las autoridades confesionales cristianas y judías. A su juicio, equivaldría de hecho a sustituir la clase de religión por una explicación que, al pretender ser neutral, no transmitiría contenidos religiosos.

En un manifiesto firmado el 7 de abril, la Iglesia evangélica de la región, la comunidad judía de Berlín y el arzobispado católico piden que “se permita a los alumnos escoger en la clase de valores entre varias opciones igualmente válidas. Los alumnos -argumenta el llamamiento- necesitan conocimientos sobre ética, filosofía y religión. Quien quiera orientarse en un mundo plural y globalizado, necesita valores en los que poder confiar. La religión es una dimensión propia de la vida humana. Los alumnos tienen un derecho fundamental de libertad religiosa, dentro del cual se incluye que puedan aprender a hacer uso de esa libertad religiosa. La solidez de la formación religiosa puede proteger frente al fundamentalismo y el fanatismo, y forma parte de la educación en sentido amplio. Una comparación entre religiones y formas de entender el mundo basada en conocimientos rigurosos es el presupuesto para el diálogo y la tolerancia”.

Estas consideraciones llevan a los firmantes a pedir que los alumnos de Berlín puedan elegir entre varias ofertas: “La historia de Alemania en el siglo XX ha dejado bien claros los límites a que puede llevar el monopolio estatal de la enseñanza. Por eso garantiza la Constitución a las comunidades religiosas que puedan transmitir en las escuelas públicas los contenidos de su fe y de su visión del mundo. La posibilidad de que los estudiantes elijan entre la clase de religión y una clase de ética o filosofía, evita ya la manipulación ideológica que podría darse si en ese campo existiera sólo una asignatura marcada por el Estado”. En consecuencia, concluyen los firmantes, los responsables políticos deberían establecer un grupo de asignaturas de ética, filosofía y religión, dentro del cual siguiera existiendo la posibilidad de elegir y al mismo tiempo la cooperación entre los profesores de las distintas asignaturas.

Según el senador socialdemócrata Klaus Böger, el contenido de la asignatura estará preparado en octubre y a partir de entonces se empezará a instruir a los profesores encargados de explicar “valores”.