Tonie Marshall
El caso de una directiva que aspira a la presidencia de una gran empresa plantea, sin maniqueísmo, un debate necesario sobre igualdad, feminismo y cuotas.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.