World Press Photo: Premio a la mejor foto periodística de 2012

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Amsterdam. El fotógrafo Paul Hansen, ha ganado el premio de la World Press Photo del año 2012, el galardón más prestigioso del fotoperiodismo mundial. La imagen muestra un grupo de hombres encabezado por dos palestinos que llevan en brazos los cadáveres de sus sobrinos Suhaib y Muhammad, de dos y tres años, muertos al caer un misil israelí sobre su casa en Gaza. Detrás de los hombres que se dirigen a la mezquita para el entierro llevan también el cadáver del padre de los niños. La foto fue tomada por Hansen el 20 de noviembre pasado en la ciudad de Gaza, para el Dagens Nyheter, diario danés donde trabaja el fotógrafo.

Paul Hansen ha recibido la noticia por teléfono. “Me siento muy honrado con el premio”, dice, “pero estoy también muy triste, porque el asunto es horrible. Si ves esto, lo que dicen los políticos sobre los bombardeos de precisión y los daños colaterales es pura palabrería”.

El resto de fotos premiadas, obra de 54 fotógrafos, seleccionadas entre 103.481 enviadas, son imágenes fuertes, bellas, sobrecogedoras y de una calidad impecable. Las hay que reflejan detalles de humanidad como el reportaje de Fausto Podavini, sobre una pareja en la que Mirella cuida ya 6 años a su esposo afectado de Alzheimer. Una mezcla de pena y ternura causa mirar la foto de una mujer joven, leyendo con interés un catálogo de aparatos electrónicos que acaba de encontrar en un montón de basura del vertedero municipal de Nairobi. Está sentada, saciando su curiosidad, como si se hallara en el banco de un parque. Su autor es Micah Albert y pertenece a la categoría de asuntos contemporáneos.

Primer premio en el tema naturaleza es la serie del Pingüino Emperador de Paul Nicklen para National Geographic y en la misma categoría en individuales, Christian Ziegler una imagen llena de colorido a un pájaro en peligro de extinción: el casuario meridional.

En deporte destaca en blanco y negro la imagen de un grupo de mujeres jóvenes en Mogadishu que juegan al baloncesto mientras un soldado armado protege el estadio ante el peligro de que sean atacadas por fundamentalistas, simplemente por hacer deporte. Esta serie es de Jan Graruop, también de Dinamarca.

Santiago Lyon, presidente del jurado, tiene los ojos escocidos, como dice él mismo. En diez días ha valorado con sus compañeros más de 100.000 imágenes. Antes de presentar la foto del año, trata de crear un poquito de tensión entre los periodistas que esperan saberlo para informar a sus respectivas redacciones. “Es una foto sólida que impacta a tres niveles, como ocurre con las buenas imágenes de fotoperiodismo: la cabeza, porque ves lo que ha ocurrido y localizas el conflicto; el corazón, por el sentimiento de dolor ante lo que se ve; y el estómago, que se te revuelve ante una escena tan horrorosa y además verdadera”.

En la categoría Retratos de gente, el fotógrafo navarro, Daniel Ochoa de Olza ha recibido el segundo premio con el reportaje, “La vuelta de un torero”. Se trata de Padilla, que después de perder un ojo de una cornada ha vuelto a torear. Santiago Lyon, motiva la elección de la serie, “es un ejemplo de valentía, debe ser difícil calcular las distancias, la perspectiva sólo con un ojo, además, el personaje parece salido de las historias de don Quijote y el toreo tiene algo de morbo”.

Las 256 fotos premiadas individuales más reportaje, formarán una exposición que, como cada año, dará la vuelta al globo, haciendo escala en más de 100 ciudades.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares