USA: aumenta la oferta de prensa electrónica

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 47s.

Este año, en la Conferencia de Revistas Americanas, celebrada en Orlando (Florida) a mediados de octubre, casi un tercio de las sesiones han estado dedicadas a la edición electrónica. Cada vez más publicaciones norteamericanas se ofrecen también en versiones no impresas, principalmente para ordenador personal o en CD-ROM.

Mediante el primer sistema, un suscriptor puede -por unos diez dólares al mes- leer una revista en la pantalla de su ordenador, conectado a la línea telefónica mediante un módem. Además, de este modo la publicación se convierte en interactiva: los lectores pueden usar el correo electrónico para expresar sus opiniones. Time es una de las revistas que ha incorporado este servicio, que sólo en las tres primeras semanas de funcionamiento fue utilizado más de 126.000 veces.

El CD-ROM permite almacenar gran cantidad de textos, imágenes y sonido, que se pueden reproducir en un televisor o en un ordenador. Es un medio que atrae a los editores de revistas, ahora que cada vez más personas disponen de esta técnica. Desde el año pasado, Newsweek ofrece un CD-ROM trimestral con los reportajes más importantes publicados en el periodo. La suscripción anual -cuatro discos- cuesta algo menos de 100 dólares.

En Gran Bretaña, el Evening Standard planea empezar el año próximo un nuevo sistema de información electrónica llamado newsbox. Se trata de una pantalla de dos centímetros de espesor, del tamaño de un folio y un kilo de peso. Conectada al teléfono, pondrá a disposición de los lectores las páginas del periódico, incluidos gráficos y fotos, horas antes de que la edición impresa llegue a los quioscos. Para pasar las páginas bastará tocar la pantalla con un puntero. Costará alrededor de 500 libras.

Según los expertos, aún se está lejos de que se generalicen los periódicos electrónicos. Para eso, sería preciso lograr pantallas de definición mucho mayor que las actuales, a precios más bajos, y sistemas que no requieran manual de instrucciones.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares