Una foto de emigrantes con esperanza

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 31s.

Amsterdam. Una luna empañada por las nubes ilumina la playa. Unos emigrantes enfocan con sus móviles mar adentro. Están en Yibuti y tratan de captar señales telefónicas para entrar en contacto con sus compañeros o familiares que han dejado atrás en Somalia.

Esta es la imagen premiada por World Press Photo (WPP) 2013, el premio por antonomasia del fotoperiodismo. El fotógrafo americano John Stanmeyer, de la Agencia VII (EE.UU.) hizo esta foto el 26 de febrero de 2013, y forma parte de un reportaje para el National Geographic. Yibuti es el cruce de la emigración africana en el cuerno de África, adonde llega gente de Somalia, Etiopía y Eritrea en busca de dar el salto a una vida mejor en Europa o en Oriente Medio.

“Es la foto más esperanzadora que ha ganado el WPP desde que se fundó”, afirma ufano Gary Knight, presidente del jurado. “Estos hombres se encuentran en una situación difícil, pero el mensaje es positivo. Quien mira esta imagen, no ve el principio, sino el final de la historia; están buscando contacto con el mundo”.

Jillian Edelstein, miembro del jurado dijo: “La imagen sugiere temas como tecnología, globalización, emigración, pobreza, desesperación, alienación, humanidad. Es tan sutil, poética, tan cargada de significado y cubre un tema que concierne al mundo de hoy”.

El tema de la emigración ha sustituido al de los conflictos armados del mundo árabe, que ya llevaba dos años siendo la imagen premiada. “Es horrible lo que ocurre en Siria –contestó Gary Knight a la pregunta de por qué no había sido este el tema de la foto galardonada–. Pero no podemos hacer creer que es el único conflicto del mundo, ni el más importante. La emigración es un fenómeno global, en la actualidad afecta a todos los continentes, tanto a América del Sur, como a África o a Europa. Y el papel de WPP no es denunciar, sino premiar la sensibilidad y la calidad de los fotógrafos”.

Cristopher Vanegas, de La Vanguardia / El Guardián, ha sido premiado por una foto inquietante que parece una imagen surrealista. La pena es que es verdad. Se trata de víctimas del crimen organizado en Saltillo (México).

Por lo demás, entre las imágenes premiadas en distintas categorías aparecen deportes en la nieve, acuáticos, animales, paisajes sobrecogedores, o problemas como la violencia doméstica en EE.UU.

Este año han participado menos fotógrafos que en años anteriores, unos 5.700, aunque con mayor número de fotos: 98.671, y de más países de origen, 130. Según Michel Munneke, director de WPP, “el descenso de participantes no es para inquietarse, si aumenta la calidad y diversidad de nacionalidades, como ha ocurrido”. Gary Knight destacó que, en comparación con otros años, se aprecia que en las fotos enviadas los fotoperiodistas se han ido distanciando de los grandes temas y personajes, para enfocar más a gente corriente o centrarse en actitudes y valores expresados por las imágenes.

Valga el ejemplo del retrato de Markus Schreiber, fotógrafo alemán para The Associated Press. Es el retrato de una joven decepcionada por no haber podido entrar en el lugar del funeral de Nelson Mandela, en Pretoria. Schreiber ha captado el gesto de una joven que refleja indirectamente la grandeza del presidente.

El fotógrafo ganó el primer premio en la categoría de retratos, que distingue entre los que el modelo ha posado o los tomados espontáneamente.

Otra imagen en categoría noticias, tomada por Phillipe Lopez, de la Agencia France-Presse, muestra a un grupo de supervivientes del tifón Haiyan, en procesión en Tolosa, Filipinas. Además de la calidad de la foto, es un homenaje a la fortaleza y la fe de estas mujeres.

A mediados de abril tendrá lugar la entrega de premios en Amsterdam y la inauguración de la exposición con las fotos premiadas en todas las categorías, que hará escala en 80 ciudades de 45 países, mientras los fotorreporteros van recogiendo material en espera de conseguir el galardón del 2014.