Rockeros, cristianos y transgresores

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Coleccionan premios, protagonizan series de éxito, lideran listas de ventas y abarrotan grandes recintos en EE.UU y en otros países. Jonas Brothers y Hannah Montana son los nuevos ídolos de la juventud. Nada sorprendente si no fuera porque lucen anillos de pureza en sus dedos, realizan las giras con sus familias, lanzan mensajes con valores a través de su música y aseguran que la fe en Cristo es esencial en sus vidas.

En una sociedad hedonista, individualista y descreída, algunos piensan que las ideas buenas aún tienen capacidad de triunfar y de servir de modelo a los jóvenes. Otros, los más cínicos, que con un buen marketing se puede vender todo.

Jonas Brothers, número uno

Nick (1992), Joe (1989), y Kevin (1987) Jonas, integrantes de los Jonas Brothers, proceden de Wyckoff, en New Jersey (EE.UU.). Comenzaron su meteórica carrera en 2005 cuando participaron en las giras de Kelly Clarkson o los Backstreet Boys como teloneros. Poco después crearon su propio grupo y firmaron un contrato con Columbia Records. Al principio se llamaban ‘Sons of Jonas’ (hijos de Jonás). No en vano, su padre es ex pastor cristiano evangélico.

Su éxito les ha llevado incluso a cantar el himno americano en la Casa Blanca y a realizar una gira mundial que estos días recorre Sudamérica. Recientemente pasaron por España para recoger el disco de oro por su último trabajo. Del 13 al 15 de junio actuaron en concierto en Madrid, Londres y París. Ante la expectación suscitada, se han añadido dos fechas españolas para su primera gira europea, que arranca a finales de octubre.

A Hannah Montana la vida le sonríe

Miley Cyrus nació en Franklin, Tennessee, en 1992. Es hija de Leticia “Tish” Finley y el cantante de música country Billy Ray Cyrus. La llamaron Destiny Hope (Destino, Esperanza) porque sus padres creyeron que llegaría a cosechar grandes éxitos. Se ganó su sobrenombre “Miley” porque sonreía mucho (“Smiley”) cuando era pequeña.

Comenzó a interesarse por la actuación tras participar en un programa de televisión que protagonizaba su propio padre. En 2003 interpretó a una adolescente llamada Ruthie en la película de Tim Burton Big Fish bajo el nombre de Destiny Cyrus.

Con once años hizo su primera audición para Best Friend, de la factoría Disney, pero fue rechazada por ser demasiado pequeña. Poco después optó al papel de protagonista en la serie de televisión de Disney Channel, Hannah Montana y esta vez fue elegida como protagonista. En la serie, Miley Stewart (Miley Cyrus) vive con su hermano y su padre, Robby, que es compositor de música. Este papel está interpretado por Billy Ray Cyrus, el padre de Miley en la vida real.

Stewart es una adolescente más, sincera, graciosa y un poco irónica. Asiste a la escuela secundaria y utiliza una ropa normal. Pocos conocen que, además, es Hannah Montana, la estrella de pop del momento. Para que nadie descubra su doble identidad, utiliza una peluca rubia cuando sale al escenario. La serie engancha a las adolescentes porque les ofrece una figura con la que identificarse: una niña muy normal que consigue cumplir su sueño.

En 2006, Miles ofreció un concierto como Hannah Montana en Walt Disney World en Orlando, Florida y actuó en la promoción de Disney Channel Hannah Montana’s Backstage Secrets. Ese mismo año, Walt Disney Records publicó su primer disco de estudio. En él se incluyeron ocho de las canciones que Miley realizó como Hannah Montana. “La serie -recoge el diario La Vanguardia (2-06-09)- va por su tercera temporada y es un éxito con una audiencia de tres millones de niños, la mayoría chicas de entre seis y catorce años. El año pasado Disney ingresó mil millones de dólares con ella. En abril de este año se estrenó el film Hannah Montana La Película.

Miley Cyrus es una de las artistas juveniles mejor pagadas del mundo. Ha colocado tres álbumes en el número uno de las listas estadounidenses, un récord absoluto para una cantante de su edad. La revista Time la incluyó el año pasado entre las 100 personas más influyentes del mundo, y según Forbes se encuentra en el puesto 35 de la lista de celebridades, con ingresos anuales de 25 millones de dólares.

Cómo se fabrican las estrellas

“Para su ya casi infantil segmento de público objetivo -explica Josu Olarte, de www.laverdad.es- todo lo generado por sus ídolos (películas, series de televisión, DVDs, libros, discos, conciertos y parafernalia) se convierte en una obsesión que le convierte en consumidor compulsivo. Pocos conglomerados del entretenimiento están mejor diseñados para exprimirlos que Disney, emporio que dispara la popularidad de los precoces artistas juveniles que sus cazatalentos abducen a través del paraguas Teen Pop Central, que agrupa a una red de emisoras de radio, al célebre Disney Channel televisivo y al sello discográfico Hollywood Records.
Tras Hannah Montana, la más rentable de las franquicias teen de Disney viene siendo desde hace poco más de dos años el fraternal grupo formado por Kevin, Joe y Nick Jonas, con edades que van de los 17 a los 22 años”.

Los Jonas Brothers, sin ir más lejos, tendrán su propio videojuego. Se titulará JONAS, y en principio estará disponible para la videoconsola Nintendo DS (la versión portátil de Nintendo). El videojuego JONAS se basa en un sistema similar al de los SIMS, en él se podrán controlar a los miembros del grupo, así como sus acciones diarias como ir a la escuela, estar con su familia y, como es lógico, cantar y actuar en sus multitudinarios conciertos. Además el videojuego también ofrecerá la posibilidad de conectarse online con otros fans de los Jonas Brothers con los que compartir todo del grupo.

Virginidad hasta el matrimonio

Para los hermanos Kevin, Joe y Nick Jonas lo más importante es su familia, mucho más que su carrera profesional. El grupo es atípico en el mundo del pop/rock: lucen anillos de pureza en sus dedos, símbolo de que mantendrán la virginidad hasta el matrimonio, comenzaron cantando en iglesias, viajan siempre en las giras acompañados por su familia, y en sus canciones de pop cristiano lanzan mensajes que tienen que ver con los valores. “Si escuchas las letras de nuestras canciones descubrirás que tratan sobre el amor, pero también acerca de nuestra relación con Dios. Es muy sencillo. Somos chicos cristianos en una banda de rock”, asegura Joe Jonas.

Rockeros y cristianos evangélicos, los Jonas Brothers afirman que se han prometido a sí mismos y a Dios ser castos hasta llegar al matrimonio. Como símbolo de ese compromiso llevan en sus dedos un anillo de pureza, al igual que la cantante y actriz Miley Cyrus y Selena Gómez de la serie “Los hechiceros de Weverly Place”.

Su padre ha explicado en numerosas ocasiones a los medios de comunicación: “Los muchachos tomaron la decisión cuando tenían doce años de ponerse los anillos en los dedos. No hemos de ver estos anillos como una promesa de perfección, sino como un recordatorio de los valores. Esperamos que ellos sepan siempre que hay una buena manera de tratar al sexo opuesto”.

Durante una entrevista que Dennis Jonas, madre de los Jonas Brothers, sostuvo con la revista Good Housekeeping, habló sobre la importancia de ejercer el papel de padre más que de amigo de los hijos.

Asimismo, confesó que a pesar de la supuesta promesa que sus hijos realizaron de mantener la abstinencia sexual hasta el matrimonio, sabe que sus hijos son objeto constante de seducción. “Son hombres. Tienen deseos. Tienen testosterona. Creo que no están exentos de ser seducidos… Si cometen un error, no los voy a odiar. Ellos no quieren salir por allí e infectar a todo el mundo con una enfermedad de transmisión sexual. ¿Qué tiene de malo eso?”. Dennis Jonas añadió que ora por que sus hijos estén bien. “Afrontan pruebas y más pruebas, como todos nosotros. Oro por ellos”.

Los hermanos tienen, además, inquietud solidaria que cultivan participando en eventos benéficos y cediendo el 10% de sus ganancias -más de 10 millones de euros anuales- a su propia fundación caritativa, Change for the Children, que colabora con asociaciones que ayudan a niños con dificultades. Entre ellas, la diabetes, que en 2003 le diagnosticaron a Nick Jonas, el menor de los hermanos.

La fe es más importante

Por su parte, Miley Cyrus ha remarcado en varias ocasiones que lee la Biblia y que cree lo que se dice en ella. También ha declarado en numerosas entrevistas: “No me gusta que me llamen ídolo, porque una cosa es que quieran parecerse a ti y otra que quieran ser yo. Por otra parte, lo de la fama es una locura, con cámaras siguiéndote. Pero hay que ser fuerte, porque lo que quieren ver es que desfallezcas y caigas”.

La nueva princesa del pop, que destronó a la bella Britney, confesó a la revista Vanity Fair que es virgen y que está orgullosa de ello y además que pretende continuar siéndolo. “Me gusta verme como una chica a la que nadie ha podido conseguir, a la que nadie puede tener en sus manos”.

La imagen de joven sana, que tanto atrae a los padres de los adolescentes, es difícil de defender en la vida real, como ha experimentado Miley. En 2007, un falso rumor sobre un embarazo generó una ola de indignación en Internet. Y el año pasado la polémica vino con una imagen de la fotógrafa estrella Annie Leibovitz, que mostraba a la entonces quinceañera con la espalda desnuda en pose sensual, por la que pidió perdón públicamente.

Aunque “Miley Smiley” ha alcanzado una edad en la que otros jóvenes americanos se van de casa, la familia es para ella su pilar principal. “Algunas personas no tienen una familia en que apoyarse como yo la tengo, y eso es una gran cosa;ero existe algo más grande incluso que la familia: la fe, y eso es lo que me mantiene fuerte. Pienso que mucha de esa gente no tiene una familia cristiana, pero no se dan cuenta que son más que las cosas materiales actuales, como las fiestas”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares