Los problemas de legislar la incitación al odio

La penalización del discurso de incitación al odio (hate speech) plantea algunos problemas, desde las limitaciones a la libertad de expresión a las grietas en la seguridad jurídica. ¿Es realmente necesaria una regulación de este tipo? ¿Cuáles son los requisitos mínimos que debería tener para ser adecuada? Una versión de este artículo se publicó en el servicio impreso 02/15 El

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares