La libertad de expresión no ampara las obscenidades con ánimo de ofender

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: -1m.

Estados Unidos

En EE.UU., la Ley de Decencia en las Comunicaciones (1996) prohíbe, entre otras cosas, transmitir mensajes obscenos con propósito de ofender, amenazar u hostigar al destinatario. Este artículo fue recurrido por la empresa Apollo Media, propietaria de un sitio de Internet llamado annoy.com (annoy=molestar), que permite enviar por correo electrónico mensajes insultantes a personajes públicos. En última instancia, el Tribunal Supremo ha sentenciado que la prohibición no viola la libertad de expresión, contra lo que alegaba el recurso. Los magistrados se basan en la doctrina ya sentada con respecto a la pornografía: la libertad de expresión ampara la difusión de ideas; pero los mensajes sin contenido o intención ideológica pueden ser restringidos en nombre de un interés superior, el respeto a la honra en este caso.