La foto periodística del año muestra la paradoja de la guerra

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 54s.

World Press Photo 2006

Amsterdam. La imagen en color de un grupo de jóvenes de la jet-set libanesa en un descapotable rojo tomando fotos del sur de Beirut devastado por las bombas israelíes ha sido elegida entre 78.000 como la World Press Photo de 2006. La fotografa fue tomada por Spencer Platt de Getty Images el 15 de agosto, primer día del alto el fuego de la lucha entre Hizbulá e Israel.

En su 50 edición, el concurso de fotoperiodismo más prestigioso del mundo se aleja del perfil de imágenes que llevaba premiando, caracterizadas por mover a la compasión, premiando una foto que a primera vista parece cargada de cinismo. Claudia Hinterseer, portavoz de WPP, reconoce que ha habido comentarios de ese tipo. “En nuestras clases animamos a los alumnos a buscar la paradoja, pues siempre da buen resultado para una foto. Y esto es lo que refleja la foto premiada; la guerra termina y la vida sigue, el contraste entre ricos y pobres.

Michelle McNally, presidente del jurado, comentó que esperaba encontrar esta foto cuando volaba hacia Amsterdam para premiarla y lo mismo dijo la ex directora de World Press Photo, Marloes Krijnen: “Tiene la complejidad y la contradicción de la vida real en medio del caos”, afirmaba Michelle McNally, director adjunto de “The New York Times”.

Además el concurso admite 10 categorías tanto en reportaje como en imagen individual: “Spot news”, acontecimiento imprevisto, “general news”, noticias sobre acontecimientos previstos, gente en las noticias, facetas del deporte y deporte en acción, temas actuales, vida cotidiana, retratos, arte y espectáculos y naturaleza. Un jurado independiente formado por 14 miembros procedentes de todo el mundo otorga los premios de imagen y reportaje para las 10 categorías, y entre ellos es seleccionada la foto del año.

Maya Goded, miembro del jurado, estaba contenta de la elección de la foto del año: “La imagen admite muchas lecturas: la guerra como turismo, parece que afecta sólo a los pobres”, opinaba una Goded agotada que apenas podía pensar después de haber visto tantas imágenes en una semana. Por lo demás, hemos visto fotos sobrecogedoras de las guerras que seguimos cada día en el telediario, de refugiados desarraigados en busca de futuro, los sin techo de París en sus mini-tiendas de campaña junto al Centro Pompidou. Piruetas increíbles en la categoría deporte. Caras de famosos: Ronaldinho, Chávez, por ejemplo. Los pingüinos parecen estar de moda después de “Happy Feet”. Un maravilloso reportaje aéreo de estos animales.

La historia de Arturo Rodríguez, segundo premio en la categoría Gente en las noticias, es todo un canto la solidaridad. Muestra en su reportaje cómo los turistas acogen a inmigrantes senegaleses que llegan en un cayuco a una playa de Tenerife entre el 30 de julio y 3 de agosto pasados. El colorido de los bikinis y bañadores contrasta con las mantas con las que arropan a los exhaustos recién llegados, y las actitudes están llenas de humanidad.

Este año se admitieron por primera vez envíos por internet, y compitieron 4.460 profesionales de 124 países. Cinco fotógrafos españoles han sido galardonados con 7 premios: Arturo Rodríguez, categorías acontecimiento imprevisto y gente en las noticias; José Cendón y Daniel Beltrá, ambos en temas actuales; Pep Bonet, en facetas del deporte, y Moisés Saman en vida cotidiana y noticias generales.

Carmen Montón