El latín recupera su ubi

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 19s.

El nuevo plan educativo promovido por el Ministerio de Educación francés ha decidido dar más valor al latín, adelantando un año el comienzo de su estudio como asignatura optativa. Por otra parte, en Estados Unidos remonta sustancialmente el número de escolares que escogen esta asignatura.

El plan ministerial francés ha previsto que las nuevas medidas entren en vigor al comenzar el curso 1996-97: se adelanta un año el estudio del latín, que, a título experimental, será asignatura opcional para los alumnos de quinto curso de secundaria (12-13 años). La asignatura ocupará dos horas semanales y se orientará entre otras cosas a facilitar el dominio del propio francés (ver servicio 72/94). En cambio, la asignatura de griego se retrasaría un año, hasta tercero (14-15 años).

Las estadísticas indican que un 25,7% de los alumnos escogen latín en cuarto; en tercero, el 24,5%, y en los últimos tres cursos la proporción desciende hasta porcentajes de 10,1%, 8,2% y 9%, respectivamente. Tanto en cuarto como en tercero escogen el griego alrededor de un 2% de los alumnos; la proporción desciende hasta el 1,4% en los tres últimos cursos de la enseñanza secundaria.

Actualmente está previsto que los colegios puedan ofrecer a los alumnos de 5º una introducción a las lenguas antiguas (latín y griego). Pero dehecho la ofertan menos de la mitad de los colegios.

Si, con la nueva fórmula, eligieran el latín el 50% de los alumnos de quinto, se necesitarían entre 1.800 y 2.700 profesores. Aunque todavía quedan dos años para que se inicie el plan, no va a ser fácil encontrar tantos profesores de lenguas clásicas: salvo en Amiens, París y Versalles, la proporción de collèges sin profesor de lenguas clásicas va desde el 2% de Caen al 15% en Burdeos. La penuria afecta especialmente a los collèges rurales pequeños.

Frente al creciente desinterés estudiantil por estas lenguas, los profesores cuentan con algunos aliados modernos para impartir sus lecciones: diapositivas, películas que relatan episodios de la antigüedad clásica, programas informáticos, o ediciones de tebeos tan conocidos como Astérix. Algunos profesores llegan a recurrir a la arqueología para despertar el interés de sus alumnos.

A diferencia de Francia, en las escuelas de Estados Unidos está renaciendo el estudio del latín. De 1962 a 1976 el número de alumnos de colegios públicos que escogían el latín descendió de 700.000 a 150.000. Pero al final de la década de los 70 se invirtió la tendencia y actualmente medio millón de escolares tratan de declinar en esta lengua muerta. Los alumnos dicen que el latín les ayuda a obtener mejores resultados en los exámenes de vocabulario.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares