El “International Herald Tribune” será el “New York Times” internacional

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 51s.

El International Herald Tribune (IHT), el diario mundial en inglés editado en París, dejará de tener dos dueños a finales de este año o principios del próximo. El New York Times, propietario del 50%, comprará la mitad que posee su socio, el Washington Post. Aunque el Post no quería vender, ha terminado accediendo a regañadientes. El Times no desea mantener la colaboración iniciada en 1967 porque está decidido a proseguir sus ambiciones internacionales en solitario.

Bajo la propiedad conjunta de los dos grandes rivales en la prensa de la costa oriental de Estados Unidos, el IHT ha conocido su mayor expansión. Concebido en principio como un periódico para la diáspora norteamericana en Europa, se convirtió en un diario mundial. Ahora tiene cuatro ediciones (Europa, Asia y Pacífico, África y Oriente Próximo, y América), se imprime en 22 ciudades del mundo y se vende en unos 180 países. El año pasado alcanzó una difusión media de 264.000 ejemplares diarios, la más alta de su historia.

Pero el retroceso de la publicidad ha castigado duramente al IHT, que registra pérdidas desde el año pasado, pese a severos recortes de costos. Además, en la pasada década le han salido competidores, con la expansión internacional del Wall Street Journal y del Financial Times.

Los recientes problemas económicos del IHT han contribuido a enfriar las relaciones entre los dos socios, sobre todo por parte del Times. El año pasado el Times empezó a vender un suplemento semanal en inglés incluido en Le Monde, contra lo que protestaron en vano el Post y el IHT. Más tarde el Times advirtió a su socio que estaba decidido a lanzar una edición internacional propia, solo que prefería hacerla en cooperación con el IHT, más que en competencia con este. Así que, una vez que el Post ha aceptado vender, el IHT se convertirá de hecho en la edición internacional del New York Times, aunque este no ha dicho que vaya a cambiarle el título.

El Washington Post, en un comunicado del 22 de octubre a sus propios redactores y corresponsales, se queja de la actitud del New York Times y explica por qué ha decidido vender su mitad del IHT. “Si el Post no vendía, el Times dijo que empezaría su propia edición internacional de todos modos, con la intención de vender el máximo número de ejemplares que permite el acuerdo de colaboración en el IHT. También dijo que vetaría toda inyección de capital en el IHT. (…) Así pues, no era posible mantener la asociación con un socio que no quería”.

Cosmopolita, con acento americano

El objetivo del IHT ha sido siempre editar un periódico que “hablase con acento americano” pero mantuviese una perspectiva internacional, según David Ignatius, el director ejecutivo. En los últimos años, el IHT se ha esforzado en acentuar el carácter internacional que declara su nombre. En varios países se distribuye junto con una breve (8-12 páginas) edición en inglés de algún diario nacional importante, cosa que empezó a hacer en Alemania con el Frankfurter Allgemeine Zeitung (ver servicio 35/00). Actualmente mantiene esta fórmula con otros siete periódicos: Ha’aretz (Israel), Kathimerini (Grecia), JoongAng Ilbo (Corea del Sur), The Daily Star (Líbano), El País (España), Het Financieele Dagblad (Holanda) y Corriere della Sera (Italia), cuya edición inglesa adjunta al IHT se llama Italy Daily. Ofreciendo así más información nacional en distintos países, el IHT pretende también hacerse más atractivo para los lectores expatriados.

Además, hace poco el IHT ha comenzado a publicar en todas sus ediciones una sección periódica, “World Views”, que reproduce, traducidos al inglés, artículos seleccionados de esos mismos socios.

Estas son tal vez las iniciativas más importantes para hacer del IHT un diario verdaderamente internacional. Por lo demás, el IHT sigue siendo sobre todo una lectura para los norteamericanos del extranjero y para los no norteamericanos interesados en saber qué pasa y qué se dice en Estados Unidos, al menos según la perspectiva de la costa este. Tanto unos como otros lo aprecian, en especial, porque proporciona una manera de leer -condensados- el New York Times y el Washington Post, que en el extranjero son difícilmente accesibles en versión íntegra. Es de temer que, cuando el IHT sea solo del Times, la perspectiva se reduzca más.