El inglés, “lingua franca” en Wikipedia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En el estudio sobre los temas más polémicos en diez ediciones de Wikipedia (cfr. artículo relacionado), no se contemplan algunas de las más importantes, como la japonesa, la rusa o la italiana. De todas formas, la posición de un idioma en la Wikipedia no siempre se corresponde con la que ocupa en el mundo.

El caso más llamativo es el del holandés, hablado por unos 28 millones de personas en el mundo, que sin embargo tiene la segunda Wikipedia más grande (1,67 millones de artículos), a continuación de la inglesa, tras adelantar a la alemana el pasado junio.

Un fenómeno parecido es el de la Wikipedia en sueco, idioma con menos hablantes aún, que el mes pasado alcanzó el millón de artículos.

Lo contrario sucede con el chino y el hindi, dos de las lenguas más habladas en el mundo, pero que en Wikipedia tienen ediciones modestas, sobre todo la segunda.

La edición inglesa recibe el 60% de las visitas a Wikipedia

Redactores automáticos
Ahora bien, el gran tamaño de las Wikipedias holandesa y sueca no se debe al entusiasmo de sus colaboradores, al menos no de los humanos. Cerca de la mitad de los artículos de esas ediciones han sido escritos automáticamente por programas informáticos (robots), y en muchos casos no son más que esquemas breves con datos elementales tomados de Internet. El robot los reúne y, a partir de una plantilla, forma con ellos un artículo redactado según las convenciones de Wikipedia. La edición rusa también tiene muchos artículos hechos así, aunque no tantos.

Los robots no se usan para garantizar el “punto de vista neutral” exigido por las normas de Wikipedia. Sus defensores alegan que facilitan el trabajo de los redactores humanos. En efecto, es mucho más sencillo ampliar un artículo a partir de un esquema (stub) que escribirlo desde cero. Es decir, el robot ahorra al humano el trabajo mecánico de rellenar la plantilla con los datos fundamentales y crear los elementos formales del artículo; no quita el esfuerzo de buscar lo que falta, documentarlo y escribirlo de modo claro y elegante. El artículo millonésimo de la Wikipedia sueca, sobre una mariposa australiana llamada Erysichton elaborata, sigue esperando un wikipedista humano que lo enriquezca.

Por eso, la clasificación de Wikipedias por número de artículos puede resultar un tanto engañosa. En la tabla que ofrecemos abajo, las hemos ordenado por visitas, que son un índice más exacto de su difusión, y además guardan cierta proporción con el tamaño (cuantos más artículos tiene una Wikipedia, mayor es su probabilidad de ser visitada).

El latín del siglo XXI
Es patente el dominio de la edición inglesa, que es también la más grande y más antigua (2001). Su preeminencia se corresponde aproximadamente con la extensión del idioma, el tercero con más hablantes nativos. Pero la enorme diferencia con las siguientes ediciones (60% de las visitas) no se explica solo por eso. Influye mucho el origen de las visitas: Estados Unidos es el primero (23%), y otros países anglófonos también figuran entre aquellos donde más se usa Internet.

Otra muestra de la importancia del nivel de vida, la educación y la difusión de la tecnología es el caso de la Wikipedia alemana. Es la tercera en visitas, cerca de la española, aunque el español tiene muchos más hablantes que el alemán.

Pero aún queda un resto por explicar. La abrumadora primacía de la Wikipedia inglesa debe de obedecer también a que tiene gran número de lectores para quienes el inglés es la segunda lengua o una lengua extranjera. El inglés es el idioma con más hablantes del mundo, si se incluyen los no nativos (aunque sobre esto no hay propiamente estadísticas, sino estimaciones muy imprecisas).

El inglés es una especie de latín de los tiempos modernos. Es el idioma más internacional, la lingua franca en Wikipedia, como en todo Internet y en otros ámbitos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares