El equivocado desprecio por las humanidades

Designed by jcomp / Freepik

Dos profesoras de la Universidad de Melbourne, Nira Rahman y Elizabeth Lakey, defienden, en un comentario para el diario The Australian, el valor de los estudios humanísticos frente a la creencia de que no sirven para conseguir un buen empleo.

En las escuelas flota la idea de que los mejores alumnos se inclinan por las llamadas STEM (ciencias, tecnología, matemáticas). “Tener un ‘futuro brillante’ se suele asociar con mejores perspectivas de ingresos y de empleo. Y en muchas ocasiones, un título de humanidades no puntúa alto al respecto”.

Es una actitud muy arraigada, dicen Rahman y Lakey. El futuro de los estudiantes se cifra en una “educación práctica y pragmática, en la que la literatura, las ciencias sociales, la historia, la filosofía y la ética no se consideran aplicables al mundo real”.

Se olvida así lo que las humanidades pueden aportar a la formación de la persona. “Una carrera de humanidades prepara a los estudiantes para entender un mundo que cambia deprisa y de modo impredecible. (…) Los estudiantes de historia pueden analizar textos complejos e identificar las fuentes más fiables (cosa más útil que nunca en la era de las fake news). Los estudiantes de filosofía afrontan difíciles cuestiones éticas que tienen cada vez más relevancia en el ámbito empresarial. Los estudiantes de filología no solo aprenden a manejar otros idiomas, sino que adquieren aptitudes de comunicación intercultural, algo muy apreciado por las organizaciones multinacionales”.

Por eso, “no tiene sentido oponer las STEM y las humanidades”. Los jóvenes no deben elegir carrera pensando solo en las perspectivas de empleo y de salario. Lo más importante es que cada uno descubra sus personales aptitudes, para emprender el camino que le apasiona.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares