EE.UU.: los parques de atracciones cambian para ganarse a las familias

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 20s.

En Estados Unidos hay más de 400 parques de atracciones. En los últimos años se han centrado en ofrecer experiencias cada vez más excitantes. Con ello han perdido clientes entre niños, padres y abuelos. Ahora los parques han reforzado las diversiones para toda la familia, cuenta Daniel Wood en “The Christian Science Monitor” (3 julio 2006).

Hasta hace poco, la consigna en los parques de atracciones parecía ser “más alto, más rápido, más miedo”. Los parques competían por ofrecer la montaña rusa más espectacular y otras máquinas en las que poner a prueba la propia resistencia a los sustos y al mareo. El público adolescente acudía en busca de emociones fuertes, al menos mientras durase la novedad o hasta que la competencia inaugurase una atracción más excitante.

Pero lo que seduce a los adolescentes espanta a las familias, de modo que la estrategia no ha resultado rentable. Hoy, “la tendencia principal consiste en que la familia es el foco de atención”, dice Beth Robertson, jefa de prensa de la Asociación Internacional de Parques de Atracciones. Wood lo ilustra así: “Hay más atracciones para que participen juntos pequeños y grandes, más atracciones con filas de cuatro asientos, en vez de dos, y más fuegos artificiales, juegos de rayos láser, espectáculos de luz y números de circo para todas las edades”.

Paul Ruben, director de “Park World”, revista profesional del sector, explica así el cambio: “Durante años [los empresarios de los parques] creyeron que el modo de aumentar la asistencia de público era instalar una nueva atracción que pusiera los pelos de punta; pero ahora están dándose cuenta de que se excedieron y dejaron atrás a las familias”.

El viraje no es necesariamente altruista. Según Ruben y otros, dice el autor del artículo, “Six Flags, la empresa número uno del mundo en parques temáticos, que tiene 28 parques en Estados Unidos, en los últimos años pasa dificultades económicas por el descenso de público. Los observadores lo atribuyen, entre otras cosas, a que los parques de la cadena se han ganado fama de estar pensados para adolescentes”. La portavoz de Six Flags, Wendy Goldberg, reconoce el problema: “Estamos intentando recuperar el equilibrio entre adolescentes y familias. Hubo unos cuantos años en que la marca se nos fue un poco para abajo. La gente tenía la impresión de que Six Flags era bueno sólo para adolescentes, no para niños y adultos”.

Tim O’Brien, experto en parques temáticos de Ripley Enterntainment, resume así la nueva tónica: “Interactividad; ambiente familiar; parques más limpios; atracciones más suaves y más atractivas”.