Cómo vestir para sabotear el propio avance profesional

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Con el estreno de Sexo en Nueva York. La película (Sex and the City), Hollywood y la industria de la moda han lanzado campañas de marketing para que las mujeres adopten la ropa provocativa de las protagonistas. Christina Binkley comenta en The Wall Street Journal (29 mayo 2008) que al seguir tal modo de vestir en el trabajo, muchas mujeres están saboteando su avance profesional.

Los más de trescientos modelos utilizados por las cuatro actrices de Sexo en Nueva York van a arrastrar tras de sí una nueva avalancha de moda cara y provocativa.

La serie que da origen a la película ya tuvo gran influencia la pasada década y consiguió que toda una generación de mujeres se interesara por las grandes marcas de moda. También introdujo la idea de que las mujeres con éxito podían mirar la moda como un modo de liberación: vestir de un modo exageradamente femenino en los trabajos sin necesidad de imitar la indumentaria de los hombres.

Pero a medida que esta moda provocativa llegaba a las empresas, algunos empezaron a pensar que tales apariencias -grandes escotes, ombligos o piernas al aire- eran más empobrecedoras que liberadoras, explica Christina Binkley.

La columnista advierte que “muchas mujeres parecen no darse cuenta de que la liberación depende de tener verdadero poder, no del poder de llevar ropa atrevida”. La realidad es que los sueldos de las mujeres de los últimos años siguen siendo inferiores a los de los hombres, a pesar de que la proporción de licenciadas jóvenes supera a la de varones de la misma edad. Muchas mujeres no son conscientes de que esa liberación -la de vestir de una manera agresiva- está precisamente saboteando su propio avance profesional. Vestir adecuadamente sigue considerándose una aptitud social y laboral indispensable para subir en el escalafón. Y cita a varias altas ejecutivas cuyo modo de vestir “tiene más que ver con la sutileza que con lo exagerado”: “es estilo, no moda”.

Ver artículo original: The ‘Sex’ Effect: Empowering To Some, Trashy to Others.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares