Selección de cine en DVD (julio 2016)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ofrecemos una selección de películas editadas recientemente en DVD, con la idea de dar pistas para comprar o alquilar.

:: Jóvenes ::


Brooklyn

Director: John Crowley. Guion: Nick Hornby (novela: Colm Toibin).Intérpretes: Saoirse Ronan, Emory Cohen, Domhnall Gleeson, Julie Walters, Jim Broadbent, Michael Zegen, Mary OíDriscoll, Eileen OíHiggins. 111 min. (S)

Eilis es una introvertida e inteligente joven irlandesa que en 1952 viaja a Nueva York en busca de nuevas oportunidades. La nostalgia por su tierra natal pone en peligro la estabilidad emocional de la chica, a pesar de que goza del amor de un joven fontanero italiano.

La melodramática peripecia de Eilis no es nada original, y adolece de una mirada demasiado blanda de la emigración, que limita su impacto emocional en el espectador. Sin embargo, resulta muy grata su esmerada factura clásica, con una ambientación, una fotografía, una música y un vestuario impecables. Y, sobre todo, sobresalen las sensacionales interpretaciones de los jóvenes Saoirse Ronan y Emory Cohen, que protagonizan varios encuentros románticos memorables, más una discutible escena erótica.

:: Jóvenes-Adultos ::


¡Ave, César!
Hail, Caesar!

Directores y guionistas: Ethan Coen, Joel Coen. Intérpretes: Josh Brolin, George Clooney, Scarlett Johansson, Ralph Fiennes, Tilda Swinton, Channing Tatum, Alden Ehrenreich, Frances McDormand, Jonah Hill, Christopher Lambert. 106 min.

¡Ave, César! es un inteligentísimo ejercicio de metacine, una hilarante historia, una sucesión de escenas brillantemente escritas, una acerada y tierna crítica a un mundo que ya pasó y a unas películas que hicieron algo más que entretener… y, sobre todo, una emotiva carta de amor al séptimo arte.

Josh Brolin interpreta al productor Eddie Mannix, un católico convencido que fue vicepresidente de la MGM en los años 50. Mientras coordina una decena de películas, desde westerns a musicales, trata de sacar adelante una superproducción sobre la vida de de Jesucristo, cuando tiene lugar un extraño secuestro del actor estrella del estudio. Entre gags sabiamente construidos, se habla del ego de los actores, del desprecio a los guionistas… y también de religión y de cristianismo, con ironía pero con respeto. Una sátira inteligente, divertida y con bastantes momentos eléctricos y sublimes.

La corona partida

Director: Jordi Frades. Guion: José Luis Martín. Intérpretes: Irene Escolar, Rodolfo Sancho, Raúl Mérida, Eusebio Poncela, Fernando Guillén Cuervo, Jacobo Dicenta. 115 min. (X)

Tras las exitosas series televisivas Isabel y Carlos, Rey Emperador, este largometraje sobre el periodo intermedio (1504-1516) se distingue por el esfuerzo en la producción, con imágenes y dirección artística vistosas. El film muestra la inestabilidad que sigue a la muerte de Isabel: las intrigas palaciegas en Castilla y Flandes, en torno a la proclamación de Juana la Loca como reina, el cuestionamiento de su juicio, y la lucha sobre quién debería hacer sus veces: su marido, Felipe el Hermoso, o su padre, Fernando.

En general, el ritmo es ágil, aunque hay algún salto abrupto en la narración, falta emoción a algunos pasajes y se recurre a fáciles concesiones de alcoba. Pero cumple con el objetivo de ilustrar un período clave de la historia de España.

:: Adultos ::


13 minutos para matar a Hitler
Elser – Er hätte die Welt verändert

Director: Oliver Hirschbiegel. Guion: Léonie-Claire Breinersdorfer y Fred Breinersdorfer. Intérpretes: Christian Friedel, Katharina Schüttler, Burghart Klauflner, Johann von Bülow. 110 min. (VX)

Hirschbiegel relata aquí el intento de asesinato contra Adolf Hitler en Munich el 8 de noviembre de 1939. El responsable, Johann Georg Elser, era un carpintero que, sin pertenecer a ningún grupo organizado, por su cuenta, planeó el atentado y fabricó el potente explosivo del que se libró Hitler pero que mató a otras ocho personas.

La película es muy sobria y precisa en la puesta en escena. A algunos espectadores les puede resultar una película distante emocionalmente, a pesar de la crudeza casi documental con la que nos muestran las torturas. El retrato del protagonista es el de un hombre cristiano, que recurre al tiranicidio por convicción moral. De hecho, la muerte de inocentes en el atentado es algo que le pesa en la conciencia. La narración, atravesada de flashbacks, nos va dando pinceladas de su biografía, de su complicada historia amorosa y de su peculiar y bohemia forma de vivir.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares