Otros estrenos (28 febrero 2014)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 42s.

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 28 de febrero.

El poder del dinero
Paranoia

Director: Robert Luketic. Guion: Barry Levy (novela: Joseph Finder). Intérpretes: Liam Hemsworth, Amber Heard, Harrison Ford, Gary Oldman, Embeth Davidtz, Josh Holloway, Richard Dreyfuss. 106 min. Jóvenes-adultos. (VX)

Rick, además de atractivo, es inteligente, triunfa con las mujeres, tiene un grupo de buenos amigos y un proyecto tecnológico con el que espera ganar mucho dinero rápido. Pronto descubrirá que, en el camino hacia el éxito, no es bueno tomar atajos.

Con un reparto de veteranos actores (en el que destacan Harrison Ford y Gary Oldman) y con los móviles de última generación como escenario, Robert Luketic (21 Black Jack) entrega una película de espionaje empresarial con moraleja pero con nula originalidad en el planteamiento y una realización francamente torpe.


París a toda costa
Paris à tout prix

Directora y guionista: Reem Kherici. Intérpretes: Reem Kherici, Cécile Cassel, Tarek Boudali, Philippe Lachaux, Shirley Bousquet. 95 min. Jóvenes-adultos. (SD/)

Maya es marroquí pero vive en París, donde trabaja en una revista de moda. Una noche, la Policía la detiene y es deportada. Maya sufrirá un duro golpe al volver a su país de origen. Algunos han hablado de esta película como la versión francesa de El diablo viste de Prada. Más que esto, París a toda costa es un cuentecillo escrito, dirigido e interpretado por la cómica francesa de origen tunecino Reem Kherici sobre el shock que sufre una joven frívola y creída al cambiar su sofisticado y vacuo escenario vital por una cultura absolutamente distinta. La moraleja y quién es el bueno se ve venir desde los títulos de crédito, y como película, es muy sencilla –además de que rechina alguna tosca subtrama–; pero como crítica a la frivolidad del mundo de la imagen, y su contrapunto con unos valores estables –como la familia, la amistad o la veracidad en las relaciones–, funciona.