Otros estrenos (26 agosto 2016)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 26 de agosto.

Cuerpo de élite

Director: Joaquín Mazón. Guion: Adolfo Valor, Cristóbal Garrido. Intérpretes: María León, Miki Esparbé, Jordi Sánchez, Andoni Agirregomezkorta, Juan Carlos Aduviri, Sílvia Abril, Carlos Areces, Joaquín Reyes, Pepa Aniorte, Vicente Romero. 95 min. Jóvenes-adultos. (SD)

Después de perder a sus mejores hombres en una delicada operación, el ministro del interior español decide formar un cuerpo de élite escogiendo a policías que representen a todo el país.

Un indisimulado y errático intento de repetir el éxito de 8 apellidos vascos incluyendo esta vez a todas las autonomías. A pesar del plagio, el planteamiento es ocurrente, el problema es que después la película transcurre como una retahíla de chistes la mayoría sin gracia y cayendo de bruces en todos los topicazos, envueltos –eso sí– en la bandera de lo políticamente correcto “arremeto contigo… pero no quiero ofender”. Se salva la pareja protagonista y algún gag.

 

Diez años y divorciada

Ana Nojoom bent alasherah wamotalagahaka

Director y guionista: Khadija Al-Salami. Intérpretes: Reham Mohammed, Adnan Alkhader, Sawadi Alkainai, Rana Mohammed, Ibrahim Alashmori, Munirah Alatas. 96 min. Adultos. (V)

Nojoom tiene 10 años y vive en Yemen. Una mañana huye de su casa, coge un taxi y se planta en un juzgado. Busca a un juez y le dice que quiere divorciarse. Empieza así una dolorosa narración que es la de muchas menores entregadas en matrimonio cuando todavía juegan con muñecas.

La cinta es muy sencilla pero tiene dos valores interesantes. El primero, la convincente interpretación de la pequeña protagonista, una niña que habla con los ojos. El segundo es que el tramo final –el juicio– está tratado con honestidad, sin maniqueísmos. Se aborda la realidad, con dureza, pero se explica también el contexto cultural e incluso legal que hace que algunos –de buena fe– puedan aceptar e incluso defender lo indefendible.

Conocer esos matices ayuda también a entender que sin un giro cultural de 180 grados será muy difícil que algunos países terminen con prácticas inhumanas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares