Otros estrenos (24 abril 2015)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 24 de abril.

Cómo sobrevivir a una despedida

Directora: Manuela Moreno

Guion: Susana López Rubio, Manuela Moreno, Núria Valls.
Intérpretes: Natalia de Molina, Úrsula Corberó, José Lamuño, Celia de Molina, Roger Berruezo, María Hervás, Jim Arnold.
97 min. Adultos. (XD)

Hay decisiones difícilmente entendibles, como, por ejemplo, programar en la sección oficial de un festival que se supone “serio” y que, sobre todo, aspira a que lo tomen en serio, una de esas películas que el común de los mortales negaría haber visto por mala y bochornosa. Antes de llegar a las pantallas de toda España, Cómo sobrevivir a una despedida se ha estrenado, para decepción unánime de espectadores y críticos, en el Festival de Málaga de Cine Español. La película cuenta como cuatro “amigas” lerdas –hay un chico gay que se considera una más– organizan una despedida de soltera a otra amiga tan lerda como ellas. Manuela Moreno, que es quien dirige la película –aunque insistiendo en que es de encargo– imita a Judd Apatow y se dedica a hilar chistes verdes de pésimo gusto y cero gracia. Agotador.

Sorprende además el sexismo de la cinta: un retrato de la mujer absolutamente ofensivo, unos personajes femeninos imbéciles, sin cabeza, básicos hasta decir basta y escritos a base de tópicos del cine de hace medio siglo. En pocas palabras, de vergüenza ajena y, lo más triste, escrita y dirigida por una mujer.

Sexo fácil, películas tristes

Director: Alejo Flah

Guion: Alejo Flah.
Intérpretes: Quim Gutiérrez, Marta Etura, Carlos Areces, Ernesto Alterio, Julieta Cardinali, Bárbara Santa Cruz, Monica Antonopulos, Luis Luque, María Alche, Óscar Arnaiz, Joëlle Zilberman.
91 min. Jóvenes-adultos. (SD)

Pablo es guionista, vive en Buenos Aires y tiene que escribir una comedia romántica. El problema vendrá cuando sus problemas sentimentales entren en escena a “alternar” con los personajes de la película que está escribiendo.

Hablar de ficción y realidad, de personas y personajes, de metacine y metaliteratura es tan poco original como socorrido y, la mayoría de las veces, agradecido. El argentino Alejo Flah dirige esta coproducción (rodada a medias entre Buenos Aires y Madrid, y con actores argentinos y españoles) con elegancia (a pesar del provocativo y equívoco título), algunas ideas interesantes (como los peligros de dejarse llevar por el sentimentalismo en las relaciones), buen nivel de producción… y cierta torpeza, fruto probablemente de la inexperiencia (estamos ante una ópera prima). Flah tiene una historia correcta, un conseguido tono nostálgico, una bella fotografía y unos buenos actores, pero el resultado es una comedia con poco nervio, que se pierde en un ir y venir de personajes sin rumbo y que acaba haciéndose tediosa. Una pena, porque los mimbres eran buenos pero el cesto no termina de convencer. Con todo, habrá que seguirle la pista a este director. Su apuesta por el valor de los diálogos, el uso de la elipsis y la opción por un tono amable, a pesar de la melancolía, hacen prever que, cuando solucione sus problemas de ritmo, podrá darnos alguna agradable sorpresa.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares