Otros estrenos (14 diciembre 2018)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 14 de diciembre.

Miamor perdido

Director: Emilio Martínez-Lázaro. Guionistas: Emilio Martínez-Lázaro, Miguel Esteban, Clara Martínez-Lázaro. Intérpretes: Dani Rovira, Michelle Jenner, Antonio Resines, Antonio Dechent, Will Shephard, Vito Sanz, Daniel Pérez Prada, Veki G. Velilla, Santiago Alverú, Pablo Carbonell. 103 min. Adultos. (XD)

Miamor es un gato. El único nexo que une a Mario y Olivia, una joven pareja que ha roto su romance de la misma forma intempestiva y pasional como empezó.

El veterano Emilio Martínez Lázaro entrega una nueva comedia que funciona los primeros 50 minutos gracias a la pareja protagonista y a un planteamiento muy convencional, pero con cierta chispa, ya que se apoya en el fuerte de Dani Rovira –los monólogos– y el buen hacer de Michelle Jenner.

El problema es que, pasado este primer tramo, la película descarrila por el peor de los caminos posibles: un alargamiento de la trama con insustanciales puntos de giro cada pocos minutos y un cambio de tono grotesco con un exceso de sal gruesa y escatología que chirría, pues la apuesta prometía ser mucho más elegante. En fin, lo que se llama estropear una película.

La búsqueda de la felicidad
The Escape

Director y guionista: Dominic Savage. Intérpretes: Gemma Arterton, Dominic Cooper, Frances Barber, Marthe Keller, Montserrat Lombard, Jalil Lespert, Laura Donoughue. 101 min. Adultos. (X)

Tara es una mujer joven y atractiva. Está casada con un hombre que la quiere, tiene dos hijos preciosos y una situación económica envidiable. Pero no es feliz. Es más: Tara está sumida en una profunda insatisfacción vital y empieza a obsesionarse con una única idea: escapar.

Drama intimista y minimalista en el que, todo lo que ocurre, ocurre en el interior de los personajes. La acción es mínima y el director se toma su tiempo en plantear la crisis de la protagonista, con un excesivo acento en lo sexual, bastante innecesario desde el punto de vista narrativo.

El desenlace, un tanto abierto, es sugerente pero el conjunto es bastante naif. Falta profundidad y, al final, la película acaba siendo un producto para el lucimiento de Gema Artenton.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares