Entre la televisión convencional y las promesas de la digital

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 13m. 14s.

MIPTV 98, un año de transición
Un año más, Cannes ha vuelto a albergar el Mercado Internacional de Programas de Televisión (MIPTV). El Palacio de Congresos ha sido el centro de compra y venta de fórmulas y programas de televisión que inundarán las pantallas de todo el mundo la próxima temporada. No en vano este mercado es uno de los más importantes del mundo. Y lo allí mostrado refleja una etapa de transición entre la televisión convencional y la que, fruto de las nuevas tecnologías, anuncia un nuevo modo de ver televisión.

Si este año la extensión y el número de participantes en el MIPTV de Cannes han crecido, demostrando así la pujanza del mercado, no se puede decir lo mismo de los productos. De cara al modelo de televisión temática, fruto de tecnologías avanzadas como la digitalización, lo que en Cannes se ha visto es un poco más de lo mismo. Parece como si los productos habituales en las televisiones generalistas no hubieran experimentado cambios en este año. Sus temáticas son las mismas; y los formatos, los de siempre, en una cadencia que demuestra un cierto compás de espera ante los próximos cambios que determinarán un nuevo mapa mediático. Por lo demás, si el año pasado fue el año que marcaba el paso del broadcasting al narrowcasting, el MIPTV 98 se ha caracterizado por el continuismo.

Dada la importancia del documental y de su mercado, hace dos años los organizadores del MIP decidieron dedicarle un minimercado específico, el MIPDOC, que se celebra dos días antes del inicio oficial del MIPTV. Este año se han presentado 1.140 programas de este género, que se convierte, con mucho, en el más solicitado. El abanico de temas es muy amplio: de los deportes a la gastronomía, pasando por la divulgación científica, el arte, la ecología, la zoología, los grandes viajes y las biografías de grandes personajes.

Saturación de documentales

Una propuesta curiosa es una serie divulgativa de la BBC, Walking With Dinosaurs, que recurre a la reconstrucción por ordenador para mostrarnos en imágenes muy atractivas la vida de estos seres antediluvianos. También se han presentado series más comerciales, co-mo E! Entertainment, con un programa piloto que se ha vendido muchísimo, ya que estaba dedicado a la biografía de Leonardo DiCaprio, sin duda el actor de moda.

Discovery, la gran productora de documentales, fascinaba a los posibles compradores con su stand, en cuya sala central una serie de monitores reproducían, gracias a un efecto de espejos cóncavos, una imagen gigantesca con un espectacular resultado visual.

Entre el quirófano y lo paranormal

Los géneros televisuales son cada vez más difíciles de clasificar; la ficción y la realidad se influyen tanto entre sí que acaban por mezclarse. Un claro ejemplo es la serie Trauma, con la que el grupo inglés Pearson trata de abrir una nueva brecha en el género médico-hospitalario. Los productores aseguran que es mucho más que una serie documental; que es la vida real y que los protagonistas son médicos, enfermeras y paramédicos. A caballo entre el reality y el docudrama, la serie aspira a vivir de la pasión desatada por series como Urgencias, que a su vez son tributarias de otras que nacieron con la propia televisión, como Doctor Kildare (1961) o Marcus Welby (1969).

Otro filón que no parece agotarse es el que combina en sus argumentos lo paranormal y los fenómenos esotéricos. Una veta que sigue dando la razón a quienes piensan que un gran número de espectadores lo pasan bien enfrentándose al miedo y a lo desconocido. En esta línea están M., Murder, interpretada por Stephen Balwin, A Twist the Table, coproducida por CLT y la UFA, e Invasion Earth, una coproducción entre la BBC y Sci-Fi Channel.

Creatividad italiana

Cada vez que se habla de crear en Europa una producción de ficción capaz de plantar cara a las que provienen del mercado USA hay que referirse a Italia, país en el que tanto la televisión pública como la privada dan muestras de saber crear productos de calidad y exportables.

La RAI ha seguido su política de coproducciones con empresas independientes y ha creado RAI Trade, una sociedad para los proyectos de ficción y dibujos animados, campo este último en el que ha conseguido ampliar su catálogo con productos de calidad dirigidos a los más pequeños.

En cuanto a proyectos más comprometidos, destaca La Iliada, una miniserie de dos capítulos dirigida por Giacomo Battiato y todavía sin reparto. Otro interesante proyecto es El hijo de Sandokán, también en formato de miniserie y escrita por Sergio Solima, que ya rodó para la RAI Sandokán, una de las series europeas de entretenimiento más populares. Otro proyecto importante es una nueva versión de De los Apeninos a los Andes, según la celebre narración de Edmundo De Amicis.

La televisión estatal italiana ha coproducido también La Biblia, una serie de alto presupuesto y de gran rigor histórico, que ha conquistado los mercados internacionales, demostrando que la calidad y los buenos resultados en términos de audiencia no son incompatibles. Se anuncia ahora el rodaje del capítulo más comprometido, Jesús, la vida de Cristo, cuyo guión ha sido escrito por Allan Scott. La producción corre a cargo de la sociedad italiana Lux Vide, que fue la que hace años apostó por este proyecto bíblico, uno de cuyos capítulos consiguió un EMI al mejor programa de ficción televisiva.

En esta línea, y teniendo también a la misma productora como socia, la RAI prevé rodar este año Bernardette de Lourdes, con un guión escrito por Alessandra Caneva, Mario Falcone y Vittorio Messori.

Disponible para su venta tiene Towe of the Firstborn, una coproducción que mezcla una trama de aventuras con trasfondo de descubrimientos arqueológicos, y que cuenta entre sus protagonistas a Ben Cross y Peter Weller. También en un ambiente exótico de aventuras se desarrolla la trama de El elefante blanco, que ha coproducido con alemanes y franceses y que está basada en la novela de Emilio Salgari La ciudad del rey leproso.

Por su parte, la serie sobre la mafia La piovra alcanza ya su décima entrega. Un singular éxito donde la trama policiaca se une con la realidad social y la amenaza de la organización mafiosa.

Por su parte, la Mediaset de Silvio Berlusconi apuesta por las TV movies y por las series, algunas ya con su versión española, como Dear Teacher (Querido maestro). En su catálogo también destacan Pretty Princess, una miniserie sobre una historia de amor de una joven de sangre real, o Leo and Beo, la historia de un excéntrico inventor, su familia y su perro. Un proyecto más comprometido es la miniserie sobre el Milagro de Fátima.

El gran musical en TV

El MIPTV 98 también sirvió de lanzamiento para un producto singular: la versión especial de Cats, el famoso musical de Andrew Lloyd Webber. Lo novedoso es que se ha llevado a cabo, y por lo que se puede ver con notable éxito, un experimento: convertir en show televisivo un espectáculo musical sin que este pierda su personalidad teatral.

Polygram International ha hecho posible esta producción, apoyándose en el Really Useful Group, una compañía dedicada por completo a la producción en cine y vídeo de espectáculos teatrales. Con un nuevo arreglo de Webber y a lo largo de dieciocho días, se rodó en el formato super 16 mm, en el Adelphi Theatre de Londres. El resultado es todo un espectáculo televisual que aprovecha hasta sus últimos detalles las posibilidades que ofrece un escenario y una obra de estas características. Con lo que se abre todo un camino para que Broadway se acerque más a la pequeña pantalla.

Los gustos de los telespectadores en 1997

Uno de los acontecimientos del MIP es la presentación del informe que elabora anualmente la sociedad francesa Médiamétrie, un amplio dossier que analiza las tendencias del consumo televisivo en el mundo.

En cuanto al consumo televisivo, el estudio demuestra que no existe un comportamiento homogéneo por continente (ver cuadro). También señala que son raros los países en los que las cadenas públicas han ganado terreno en el año 1997: es el caso de Chile, Bélgica y Finlandia. En otros países, las cadenas públicas conservan el liderato, pero debilitadas. Así sucede en España, donde, según el informe, las cadenas públicas han perdido un 1,8% del mercado.

El análisis se extiende también a los gustos de los telespectadores. En este punto, parece que poco o nada ha cambiado. En Asia, la ficción y los largometrajes ocupan un lugar preponderante en el palmarés anual. En Europa, los gustos están más diversificados: en Alemania triunfan las series policiacas de duración media; en el Reino Unido, las soaps (telenovelas anglosajonas); en Francia, las series policiacas de 90 minutos; y en Espa-ña, las comedias de situación.

Atracción local

Al margen del informe, se comprueba que los programas de éxito en Europa responden a producciones nacionales. Algo que una revista del sector ha denominado como “atracción local”.

En Inglaterra, una soap tradicional, Coronation Street, ha perdido el liderazgo. Esta serie emblemática, en antena desde 1960 y que en 1997 la ITV emitía cuatro días por semana, ha sido desbancada por Eastendres.

En Alemania, obtienen los mejores resultados las series de producción nacional con policías como protagonistas. Siguen la estela de una serie que fue todo un éxito: Derrick. Su atractivo estaba en unos guiones que mezclaban la vida privada del policía con la trama del caso en el que se veía involucrado. El relevo lo tomó Der Alte, que continúa en los primeros puestos de aceptación de la audiencia, y más tarde, Schimanski y Tatort. Todas estas series constituyen éxitos de audiencia. Lo mismo sucede en Francia, donde es todo un producto en alza la serie Navarro, que en España pasó sin pena ni gloria en horarios de madrugada, primero en Antena 3 y luego en TVE. En su éxito se han apoyado dos nuevas producciones, Julie Lescaut y Une femme d’honneur, sólo que ahora los defensores de la ley son mujeres policías.

El informe destaca también la altísima audiencia conseguida en España por dos comedias de situación (sitcoms): Médico de familia y Hostal Royal Manzanares.

Telenovelas, películas y “media events”

En Latinoamérica, las telenovelas ceden puestos en el ranking de los diez programas más vistos, quizás porque el público juvenil comienza a darles la espalda. Con todo, el fenómeno de las telenovelas sigue en auge.

En cuanto a las películas, representan una sexta parte de los programas clasificados en el palmarés de 1997. Las películas estadounidenses ocupan los lugares preferentes, muy por encima, esta vez, de las películas nacionales. Una serie de títulos se repiten en todos los países: Forrest Gump, Parque Jurásico, Speed, Beethoven, Superdetective en Hollywood, La máscara, La lista de Schindler y Sister Act 2.

Otro aspecto del informe lo constituyen aquellos acontecimientos en directo que han conseguido audiencias millonarias en muchos de los países estudiados. Son los llamados media events. La ceremonia de la entrega de Hong-Kong a China, el anuncio y los funerales de Lady Diana de Gales y las honras fúnebres de la madre Teresa de Calcuta son algunos de los más relevantes.

Otro modo de ver televisión

El informe se cierra con un interrogante sobre lo que sucederá en 1998. La ligera caída de audiencia observada en el conjunto de los países estudiados, y sobre todo en Europa, contradice la tendencia a un crecimiento regular contemplado en los últimos años. Los analistas se preguntan si este mínimo descenso se debe a un movimiento de fondo o a un simple altibajo.

El fraccionamiento de la audiencia, fruto de nuevas tecnologías que han desencadenado la proliferación de canales temáticos vía éter o cable, está cambiando los hábitos y formas de ver la televisión. El próximo año será decisivo para comprobar los posibles cambios y tendencias. De momento, en aquellos países donde este fenómeno ha calado, las principales cadenas generalistas líderes no pasan del 20% del mercado.

Este 1998 está marcado por un acontecimiento televisivo que será también una prueba para evaluar la potencia del medio: los campeonatos mundiales de fútbol.

Lo que no cabe duda es que 1997 pasará como un año de transición entre la televisión convencional y aquella que, fruto de las nuevas tecnologías, parece abrirse camino sin prisas pero sin pausas.

Mercados y negocios en el MIPTV 98

El MIPTV es una buena plataforma para lanzar nuevas iniciativas y también es un foro de intercambio de ideas. 17.237 metros cuadrados de las tres plantas del Palacio, más las carpas repartidas a su alrededor, daban cobijo a 478 stands; desde aquellos considerados fortalezas de lujo, donde sólo los privilegiados compradores tenían acceso para visionar cómodamente los programas, hasta los más sencillos, compuestos por un mínimo mostrador y un equipo de televisión con su magnetoscopio. En total, 1.165 sociedades representadas, de las cuales 135 eran norteamericanas, 95 inglesas, 65 francesas, 20 alemanas, 19 japonesas, 18 italianas y 14 españolas, entre otras. La presencia de algunas televisiones de la Europa del Este ha representado una novedad en el mercado.

Este año se celebraba la octava edición de las bolsas de coproducciones, reuniones en las que diversos productores explican sus proyectos buscando la necesaria ayuda. Una novedad ha sido la presencia por primera vez de la República Popular China, que mostraba sus productos televisivos y buscaba también coproductores. Sorprendentemente, los encontró en Protele, una división de la Televisa mexicana, cuyos ejecutivos anunciaron el proyecto de coproducir dos telenovelas que tendrán como escenarios Pekín y México. Una vez más, se demuestra la universalidad de este género que algunos denominan despectivamente culebrón.

Huyendo de la globalización y asegurándose la firmeza del mercado alemán, las productoras Bavaria y Studio Hamburg se han asociado con las cadenas públicas WDR y NDR para firmar una joint venture: German United Distribuitors. La fórmula de “la unión hace la fuerza” es el espíritu que anima a este tipo de iniciativas frente a las grandes alianzas.

Una de las productoras de ficción televisivas más rigurosas a la hora de elegir los argumentos para sus producciones es Halmark. Basta comprobar algunos de sus productos que en España ha emitido este año Antena 3 (Moby Dick, Titanic, La Odisea o Los viajes de Gulliver). Halmark ha firmado un contrato de tres años con Telecinco por el que este canal podrá utilizar los títulos de su library (archivo o stock de títulos).

Por último, destaca el lanzamiento de la Fundación Europea para el Audiovisual y Multimedia, un ambicioso proyecto que deberá echar a andar el año próximo con el objetivo de potenciar la producción europea.

José Ángel Cortés Lahera

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares