Cambiará el reparto de la televisión en Italia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 28s.

El Tribunal Constitucional italiano estableció que es ilegítimo que una entidad pueda poseer tres canales de televisión. Aunque no fijó cuál deberá ser el número, la sentencia está destinada a cambiar en profundidad la fisonomía del actual sistema de televisión en Italia. La decisión del tribunal anula el artículo de la ley que reglamenta el sector, por considerar que no garantiza el pluralismo que propugna la Constitución.

Esa ley, aprobada en agosto de 1990 y fuente de continuas polémicas desde entonces, consolidó el duopolio entre la RAI y la Fininvest de Berlusconi, al permitir que mantuvieran los tres canales de alcance nacional con los que ya contaba cada grupo. También fijaba en doce el número total de canales nacionales posibles, punto que también ha sido anulado por el tribunal.

La declaración de inconstitucionalidad, sin embargo, no crea un vacío jurídico, ya que los actuales gestores de la RAI y de la Fininvest podrán mantener el actual status hasta agosto de 1996, fecha en la que el parlamento deberá aprobar una nueva ley que regule el sistema televisivo.

La sentencia, que responde a un recurso presentado por otros tres canales de televisión privados, de menor entidad, fue criticada por el presidente de la Fininvest, Fedele Confalonieri: “Italia, país del derecho, se convierte con frecuencia en la patria de la incertidumbre del derecho, con el riesgo de anular años de trabajo”.

Para el sucesor de Berlusconi al frente del grupo, la resolución del tribunal tiene también un aspecto positivo: al permitir que el número de canales nacionales supere los doce, no se podrá decir que con tres se amenace el pluralismo: “El pluralismo estará cada vez más garantizado conforme la tecnología digital ponga a disposición nuevos canales de transmisión”.

Confalonieri afirmó también que la Fininvest podría dar en leasing una de sus cadenas a algún “sujeto social, cultural o político, que no dañe económicamente a la empresa. Se trata de distinguir entre el concepto económico de competencia y el concepto político de pluralismo”.

Para Pipo Baudo, director artístico de la RAI, la sentencia es “una bomba”, pues si los dos grupos deben ceder una cadena, se creará realmente un tercer grupo fuerte. Baudo defendió que tanto la RAI como Fininvest posean al menos dos canales, pues “con uno solo el fracaso económico está asegurado”. Y es que varios de los nuevos proyectos de ley en circulación reducen a una las cadenas por propietario.

Según algunos comentaristas, la posibilidad técnica de admitir más canales de televisión no justifica que un mismo sujeto sea propietario de varios, pues continúa el problema de la limitación de los recursos publicitarios: un grupo estará en superioridad de condiciones para competir, pues podrá ofrecer más ventajas a los anunciantes.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares