También hay ateos provida

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un reciente artículo de Leslie Fain en Catholic World Report habla de militantes provida no creyentes. Una de ellos es Kelsey Hazzard, fundadora del Secular Pro Life (SPL), una asociación de ateos y agnósticos que defiende la vida de los niños en gestación. Hazzard, de 24 años, es una alumna recién graduada por la Facultad de Derecho de Virginia. Se crió en la Iglesia Metodista Unida, pero ahora se inclina por el ateísmo.

Respecto a la defensa de la vida humana cuenta: “Yo estuve a favor de la vida desde el instante en que supe lo que era el aborto (…) Pero mi postura se fortaleció en la universidad, cuando hice un curso sobre desarrollo prenatal”. En 2009, Hazzard fundó Pro Life Secular, un grupo cuyo propósito es el de conseguir “un mundo en el que el aborto sea impensable para las personas de todas las creencias”. Creó este grupo, en parte, para a atraer a personas no creyentes al movimiento provida. SPL, cuyos miembros son mayoritariamente universitarios, ha participado en la Marcha Anual por la Vida y en la Conferencia Latina de Estudiantes por la Vida.

Según Julie Thielen, de SPL, el mejor modo de llevar el mensaje provida a la gente no creyente es a través de la biología y de la apelación a los derechos humanos. Para muchos, el argumento histórico sobre la igualdad humana es el argumento natural más fuerte a favor de la vida. “La historia muestra que, en muchas ocasiones, algunos seres humanos no eran considerados legalmente como personas (…) Lo que parecía de sentido común a una generación, que los negros no eran realmente personas, es horrible para las siguientes. ¿Qué criterios podemos establecer para evitar que esto vuelva a suceder? Cada criterio propuesto para excluir de la vida a los no nacidos, también pueden utilizarse para excluir a otros (…) Los derechos humanos son para todos los humanos”, afirma Hazzard.

La existencia de ateos provida no es nueva. Es el caso de Doris Gordon (1890-1956), maestra australiana perteneciente a la Asociación de Feministas Libertarias (ALF), o de Nat Hentoff, un veterano periodista norteamericano nacido en 1925 que llegó a posturas provida al leer libros de neonatología.

Respecto a la cooperación de la causa provida entre creyentes y no creyentes Francis Beckwith, profesor de filosofía y relaciones Iglesia-Estado en la Universidad de Baylor, destaca tres razones por las que es importante usar argumentos seculares en este campo: “En primer lugar, queremos mostrar respeto por aquellos que no comparten nuestra fe. (…) En segundo lugar, estos argumentos racionales y seculares son parte del depósito de la tradición intelectual de la Iglesia, la cual sostiene que la fe y la razón no son interpretaciones rivales, sino formas complementarias de adquisición de la verdad. (…) Y en tercer lugar, debido a que estos argumentos son buenos argumentos, y tenemos la obligación de usarlos”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares