Rap por la vida

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Aun a los que no sean aficionados al rap puede gustarles “Can I Live?”, una reciente canción de Nick Cannon de la que se puede ver un videoclip por Internet (www.nickcannonmusic.com). Es el drama de una joven embarazada que pugna con su conciencia cuando se dispone a abortar. El videoclip está dirigido y protagonizado por el mismo Cannon, un rapero que desde hace poco tiene su propio programa en la cadena MTV. La embarazada es su madre, Beth Hackett, y él era el niño que casi no llega a ver la luz.

El vídeo comienza con su joven madre, interpretada por la actriz Tatyana Ali, saliendo de un coche viejo bajo un chaparrón y abriéndose camino a través de un piquete pro vida hacia una clínica abortista. Cannon aparece a su lado vestido de blanco, como para sugerir la inocencia de un niño no nacido: “Para un momento, / déjame defender mi causa”, dice a su madre.

Él sabe que no lo tiene fácil: “Estamos a finales de los setenta, / tienes diecisiete años, / y si me tienes, todo se irá a pique”. Emplea cuantos argumentos se le ocurren: los ángeles están mirando, ella ya conoce a su bebé (“me ves mientras duermes, no puedes matar tus sueños”), si lo hace, después le pesará… Él insiste: “Mami, no me gusta esta clínica. / Espero que tomes la decisión correcta / y no pases por el bisturí”.

Pero de momento él pierde. La joven, asustada, se somete a la rutina de la clínica, le ponen la bata y la preparan para el “procedimiento”. Cannon se inclina sobre ella, ya tumbada en la camilla.

Por fin, la voz de su hijo/conciencia vence el miedo. Beth se levanta de la mesa de operaciones y sale corriendo de la clínica; fuera luce el sol, y la recibe un coro de niños que cantan el estribillo de la canción: “Siempre seré parte de ti. / Confía en tu alma, sabes que nunca miente. / Si pudiera hablar te diría: / ¿Puedo vivir? [bis]”.

El vídeo termina en el tiempo presente, mostrando a Cannon que abraza a su madre real y dice: “Amo la vida. / Amo a mi madre por darme la vida. / Todos tenemos que dar gracias por la vida. / Una mujer fuerte que tuvo que hacer un sacrificio. / Gracias por escuchar”.

Mensaje eficaz

Y muchos han escuchado. “Can I Live?” subió enseguida al número 1 en las listas de discos más vendidos y ha estado casi un mes entre los diez primeros puestos. Esto parece confirmar lo que dicen los sondeos y las organizaciones pro vida: que la generación criada en los tiempos del “derecho al aborto” se está volviendo contra el aborto y no lo admite como solución a un problema social.

Por ejemplo, la encuesta anual norteamericana a universitarios de primer curso, patrocinada por la UCLA, muestra que solo una corta mayoría de está a favor de que la ley permita abortar. Esta postura ha bajado del máximo del 67,2% en 1992 al 53,9% el año pasado.

No es extraño que aborde este tema un cantante negro de música pop. Los raperos son conocidos por romper tabúes, y este género es predominantemente negro. Y en Estados Unidos, la población negra es la que más sufre el aborto.

Cannon pone cuidado en terminar la canción con la obligada declaración de neutralidad: “No juzgo a nadie, / no tomo opciones; / solo os cuento mi historia”. Pero el vídeo en conjunto es un poderoso argumento contra el aborto, y las organizaciones pro vida están encantadas.

En cambio, los principales grupos abortistas guardan silencio: señal de que no saben cómo contrarrestar este tipo de mensaje pro vida. Planned Parenthood dijo al “Philadelphia Inquirer” que no conocía “Can I Live?”. NARAL Pro-Choice America no quiso hacer comentarios.

Pero un partidario del feminismo y del aborto como Mark Anthony Neal, profesor de Estudios Afroamericanos en la Duke University, se muestra preocupado, porque el vídeo puede fácilmente “usarse como arma política”. “La cuestión de la libertad de elegir -dice- desaparece del debate en cuanto la atención se centra en el mensaje ‘mira qué buen chico ha salido este Nick Cannon'”.

Pero, un momento: ¿dónde está la libertad de elegir si la atención se centra en lo “mal” que todos esos chicos van a quedar? Cannon comprende que para contrarrestar esta mentalidad hace falta algo más que un buen rap, y ha prometido ayudar, por medio de su fundación, a las madres necesitadas.

Carolyn Moynihan

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares