Polonia: las leyes protegerán más al no nacido

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Varsovia. En Polonia, tras la firma del presidente Aleksander Kwasniewski, han entrado en vigor algunas correcciones en el código penal y en la ley sobre la profesión médica, que refuerzan la protección legal de los no nacidos. Los cambios habían sido aprobados por el Parlamento a propuesta del partido mayoritario (AWS, relacionado con el sindicato Solidaridad).

Hasta ahora, en el código penal se usaba el término “feto”, que no es interpretado de la misma manera por todos. En su lugar, se dice “niño concebido”, que es mucho más preciso y de interpretación unívoca.

Por otra parte, tras la corrección, las leyes citadas no sólo defienden la vida del niño concebido, sino también su salud. Será punible cualquier intervención que perjudique la salud o el normal desarrollo del nasciturus. Quedan prohibidos los experimentos médicos (que no sean intervenciones terapéuticas) sobre el niño concebido.

El último cambio suprime las circunstancias atenuantes que existían hasta ahora para los casos en que la madre aborte dentro de los cuatro primeros meses de gestación por influjo de su difícil situación personal, posibles malformaciones del feto o dificultades del mismo curso del embarazo.

Estos cambios han sido impulsados por los grupos pro-vida. Aunque en Polonia sigue existiendo una ley que despenaliza el aborto en tres casos, las modificaciones consiguen introducir una cuña a favor de la vida. En palabras de Mons. Stefanek, presidente de la comisión sobre la familia del Episcopado polaco, decir “niño concebido” tiene un gran efecto educador y facilita que se trate al nasciturus como persona con todos sus derechos. En esta misma línea interpreta Mons. Stefanek la supresión de las mencionadas circunstancias atenuantes, pues la ley anterior, al suavizar la pena en esos casos, daba a entender que “la vida humana no es un valor en sí misma y que la condición de persona dependía del aspecto exterior del feto”. Juan Luis O’Dogherty.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares