Polémica en Reino Unido por el trato a los fetos abortados

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El programa Dispatches, del Canal 4 británico, emitió recientemente un documental que denunciaba cómo en numerosos hospitales público-privados del país (los denominados Health trusts, incluidos en el sistema público pero con una gestión semiprivada) se incineran sistemáticamente los fetos abortados. Aunque la incineración es legal en el Reino Unido, existen guías de actuación que recomiendan limitar este tipo de intervenciones y, en todo caso, separar los restos humanos del resto de desechos para salvaguardar la dignidad de los fetos.

El documental también alertaba de que en al menos dos hospitales –uno público y otro privado– la incineración de fetos abortados se utilizaba para producir energía. Las reacciones no se han hecho esperar. Dan Poulter, del Ministerio de Salud, salió al paso en seguida para señalar que esta práctica es “totalmente inaceptable”. Por ello, explicó, había pedido al director del sistema Nacional de Salud, Bruce Keogh, que lo recordara a los directivos de todos los trusts.

Personalizar al feto, con todas las consecuencias
En su carta, Keogh señala que, pese a que la incineración es legal, el respeto al cadáver y a los padres aconseja utilizar “otros métodos más dignos”. La organización SANDS, que presta apoyo a las familias que han perdido a su hijo durante el embarazo o el parto, coincide en la conveniencia de utilizar otros métodos más “personalizadores”: “feto no es una palabra que los padres utilicen habitualmente para referirse a sus hijos, ni que deba usarse con ellos. Desde el día en que el embarazo se confirma, están esperando un bebé”.

La reacción inmediata ante unos hechos de tintes tan truculentos contrasta, sin embargo, con la mayoritaria aceptación del aborto en el discurso público y político. Este contraste tiene que ver con la idea, muy extendida, de que la dignidad del feto está supeditada a que los futuros padres lo reconozcan como “un bebé”; es decir, a que sea un hijo deseado. Según esta lógica, solo sería reprobable la incineración con fines energéticos cuando los restos humanos sean fruto de un aborto natural no deseado.

La polémica suscitada por el documental es un ejemplo de cómo el esfuerzo de los partidarios del aborto por despersonalizar al feto lleva en ocasiones a corolarios “desagradables” para la opinión pública. Sin embargo, convendría que el trato que se les da no fuera una cuestión de sensibilidad, porque esta –como se comprueba en el caso de Inglaterra y en otros antes– se puede perder fácilmente.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares