OMS: los órganos para trasplantes se donan, no se venden

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 15s.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado una guía de principios para regular la donación y el trasplante de células, tejidos y órganos humanos. La falta de una regulación clara en este tema ha provocado abusos en algunos países por el tráfico comercial de órganos y el “turismo para trasplantes”.

En la rueda de prensa en la que se presentó la nueva guía, Howard Zucker, del departamento de tecnología sanitaria de la OMS, declaró que “los órganos no son piezas de recambio. Nadie puede poner precio a un órgano que va a salvar la vida de otra persona”.

Estudios sobre el “turismo para trasplantes” estiman que estas prácticas suponen el 10% del total de trasplantes realizados.

Entre los principios que ha recogido la OMS destacan los siguientes: 1) centralidad de la persona humana, que debe ser respetada en su integridad, ya sea receptora o donante; 2) prohibición de la explotación comercial de órganos, pues se trata de una práctica que niega el acceso equitativo a los necesitados de trasplante; 3) promover la donación de órganos de donantes fallecidos, para evitar riesgos en la salud de los donantes vivos; y 4) la seguridad, la calidad, la eficacia y la transparencia han de regir todas las prácticas de donación y trasplante de órganos.

“Las donaciones en vida no carecen de riesgos, tanto si se paga por ellas como si no”, explicó el doctor Luc Noel, responsable de la división de trasplantes de la OMS. “El donante tiene que ser objeto de un seguimiento médico, que a menudo falta cuando se le ve como un medio para sacar un beneficio”.

La OMS creará un observatorio llamado Global Forum on Transplantation cuyo fin es ayudar a aplicar programas de transplante en los países menos desarrollados. Además, este observatorio redactará un código internacional para regular la donación y el trasplante de células, tejidos y órganos.

Otra medida aprobada por la OMS es la creación del Registro Mundial de Trasplantes de Órganos, con sede en Madrid. España es el país con mayor número de donantes por cada millón de habitantes (33,8), muy por delante de Estados Unidos (25,1) y de la media de la Unión Europea (18). Esta es la razón por la que se ha escogido a España para albergar el nuevo registro.

Según la OMS, cada vez más el trasplante empieza a ser visto como la mejor solución ante el fallo irrecuperable de un órgano. Un estudio realizado por la organización en 98 países revela que el órgano más buscado para trasplantes es el riñón: en 2005 se trasplantaron 66.000 riñones, lo que supone solamente el 10% de la demanda. En el mismo año, se trasplantaron 21.000 hígados y 6.000 corazones.

Los datos muestran también que en los países desarrollados y en los de economías emergentes se realizan el 60% de los trasplantes de riñón, y el 65% de los de hígado y de los de corazón.

El tráfico comercial de órganos es especialmente grave en China, donde se han vendido órganos de reos ejecutados. La venta de óvulos para los tratamientos de las clínicas de reproducción asistida en los países occidentales alimenta también un tráfico internacional.

En Ucrania, por ejemplo, se paga a las mujeres una media de 300 dólares por “donación” de óvulos, para lo cual se someten a veces a fuertes estimulaciones ováricas, que pueden ser peligrosas.

En Chipre, las clínicas de fecundación artificial, que mantienen lazos con otras de Estados Unidos y Gran Bretaña, cuentan con mujeres de países del este europeo para obtener óvulos. En España las clínicas de reproducción asistida pagan hasta 900 euros por las molestias a las donantes de óvulos.

ACEPRENSA