Nuevos supermercados para comprar con buena conciencia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 39s.

¿Cómo estar seguro de que lo que uno consume respeta el medio ambiente y está de acuerdo con los propios principios éticos? En Gran Bretaña, los clientes que se planteen estos problemas de conciencia podrán comprar con tranquilidad a partir de ahora en unos supermercados donde todos los productos están garantizados en este aspecto. En Bristol se ha inaugurado el primero de una cadena de 200 supermercados de este tipo que pronto comenzarán en otras ciudades.

En el nuevo supermercado, la carne y las verduras que se venden han sido obtenidas por procedimientos exclusivamente orgánicos, los detergentes son biodegradables y el café, manufacturado por cooperativas del Tercer Mundo. No se exponen artículos que hayan sido experimentados en animales, que se consideren perjudiciales para el medio ambiente o que contengan aditivos artificiales. También queda excluida la venta de tabaco, de pornografía y de productos relacionados con el comercio de armas. Pensado para los clientes de conciencia más exigente, este supermercado dispone de una base de datos con información detallada sobre cada producto. De cada artículo se explican sus efectos sobre la salud, su inocuidad para el medio ambiente, y el respeto por parte del productor de los derechos laborales de sus empleados.

El director de este nuevo establecimiento, Richard Adams, declaró a The Sunday Telegraph (8-X-95) que la cadena pretende enseñar a la gente sobre lo que compra: “Tenemos que conocer el impacto de los productos que compramos sobre el medio ambiente y los trabajadores de otros países”. En Estados Unidos y Japón han tenido éxito cadenas de supermercados semejantes de “productos éticos”. La que se ha inaugurado en Gran Bretaña se llama “Out Of This World”. El principal problema para “salir de este mundo” contaminado es que los productos son más caros. Por ejemplo, los alimentos orgánicos cuestan alrededor de un 30% más que sus equivalentes no-orgánicos, por el modo en que se cultivan.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares